• El canciller ruso, Serguéi Lavrov, habla en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra (Suiza), 25 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 25 de febrero de 2020 15:53

Rusia ha rechazado la idea de firmar una tregua con los grupos terroristas en la provincia siria de Idlib, pues lo considera “capitular ante los extremistas”.

La idea de concertar un armisticio con los grupos armados ilegales en Idlib dista mucho de ser una preocupación por los derechos humanos. Su plasmación significaría capitular ante los terroristas e incluso premiar sus actividades”, así lo ha indicado este martes el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

En un discurso ofrecido este martes ante el 43.º Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), Lavrov también ha denunciado que ciertos gobiernos intentan “justificar las inadmisibles acciones cometidas por los grupos radicales y terroristas”.

Además, ha recordado que cualquier apoyo a las bandas extremistas será una plena violación de las normas internacionales y las conclusiones firmadas en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) para luchar contra el terrorismo.

“En ese contexto, resulta difícil de entender la insistencia de algunas potencias occidentales de llegar a un acuerdo con los grupos terroristas, como ocurre en la confrontación de la provincia siria de Idlib”, ha agregado el canciller ruso.

 

Las fuerzas sirias reanudaron el 14 de noviembre de 2019 sus operaciones antiterroristas en Idlib y sus alrededores, después de que las bandas armadas presentes en la región violaran, en reiteradas ocasiones, el acuerdo de Sochi, firmado en 2018 entre Rusia y Turquía para rebajar las tensiones en esta zona.

Aunque ciertos actores como Turquía, EE.UU. y el régimen de Israel se oponen a las operaciones contra los terroristas que respaldan, el Ejército sirio, secundado por Rusia, sigue avanzando en dicha región. En las últimas semanas, ha logrado arrebatar varias decenas de localidades a los grupos extremistas, llegando a unos kilómetros de la ciudad homónima de Idlib, cuya liberación podría resultar en una inminente victoria para Damasco.

El presidente sirio, Bashar al-Asad, ha dejado en claro que sus fuerzas no abandonarán las operaciones hasta la liberación total del último bastión terrorista en el noroeste del país árabe, a pesar de las presiones impuestas por las potencias occidentales.

El Gobierno ruso, por su parte, ha indicado en reiteradas ocasiones que apoya “por completo” al Ejército sirio en su lucha antiterrorista, pues no tolera “un nido del terrorismo” en el país árabe.

myd/anz/rba

Comentarios