• La portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova, habla en una rueda de prensa en Moscú, la capital de Rusia.
  • Los llamados cascos blancos caminan en una calle de Idlib, noroeste de Siria.
Publicada: jueves, 23 de mayo de 2019 18:42

Rusia rechaza un informe de EE.UU. sobre un ataque químico en el norte de Siria asegurando que se basa en datos “dudosos” suministrados por terroristas.

“La información respectiva fue publicada en los sitios web del grupo terrorista Hayat Tahrir Al-Sham (alianza liderada por la banda extremista Frente Al-Nusra). Así, son fuentes de información dudosas las que sirvieron de base para las declaraciones oficiales de un país miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, ha indicado este jueves la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

El Departamento de Estado norteamericano acusó el martes al Gobierno sirio de lanzar el 19 de mayo un ataque “con gas cloro” en varias zonas de la provincia de Idlib, en el noroeste del país árabe, y amenazó con “fuertes represalias”.

Zajárova ha lamentado que Washington haya optado, con esas acusaciones infundadas, por seguir “el camino de la permanente desestabilización de la situación” en Siria, en vez de contribuir a una solución pacífica.

“Las insinuaciones sobre el presunto uso de armas químicas por parte de Damasco contra su propio pueblo se han convertido en parte indispensable de la política de los socios del Atlántico Norte y Oriente Próximo en general”, ha deplorado también la portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores.

La información respectiva fue publicada en los sitios web del grupo terrorista Hayat Tahrir Al-Sham (alianza liderada por la banda extremista Frente Al-Nusra). Así, son fuentes de información dudosas las que sirvieron de base para las declaraciones oficiales de un país miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, ha indicado la portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova.

 

Ayer miércoles, el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, rechazó también el relato estadounidense, y alertó de que los grupos terroristas presentes en el norte de Siria están preparando una nueva escenificación de un ataque químico en Idlib para provocar una reacción.

Pese a las acusaciones de Washington, el representante especial de EE.UU. para Siria, James Jeffrey, ha reconocido que no hay pruebas de que el Ejército sirio lanzara un ataque químico en Idlib, considerada el último bastión de los terroristas en el país árabe.

El Gobierno de Damasco ha denunciado en reiteradas ocasiones escenificaciones de falsos ataques, como parte de planes de ciertos países occidentales, para atribuirlos al Ejército sirio y luego justificar una agresión de Estados Unidos y sus aliados, como ocurrió en abril de 2018.

Las nuevas acusaciones de EE.UU. surgen en el mismo momento que el Ejército sirio ha reforzado sus operaciones con apoyo ruso en los límites meridionales de Idlib para despejar el área de los terroristas que se han negado a abandonar la zona desmilitarizada determinada en el acuerdo de alto el fuego alcanzado entre Turquía y Rusia el 17 de septiembre pasado.

myd/mla/fmd/mjs

Comentarios