• Centro de mando de la nueva instalación del sistema de defensa de misiles balísticos en la base aérea de Deveselu, Rumanía, 12 de mayo de 2016.
Publicada: sábado, 28 de mayo de 2016 1:35
Actualizada: martes, 20 de diciembre de 2016 5:51

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha confiado en que su país no va a dejar sin respuesta el despliegue del sistema de escudo antimisiles de EE.UU. en Rumanía y ha alertado a los países implicados en este proceso de que se verán en medio de fuego cruzado.

"Estamos obligados a responder de manera adecuada", ha declarado Putin en la rueda de prensa conjunta con su homólogo griego, Alexis Tsipras, en Atenas (capital de Grecia), para luego subrayar que la instalación de defensas antimisiles en sus fronteras va a perjudicar las relaciones entre Rusia y Europa.

Asimismo, ha afirmado que esta medida estadounidense pone en peligro el potencial nuclear de Rusia, por lo que Moscú tomará medidas con el fin de “garantizar su seguridad”.

Estamos obligados a responder de manera adecuada", ha declarado el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en respuesta al despliegue de sistema de escudo antimisiles de EE.UU. en Rumanía.

En este contexto, Putin ha dicho que Washington todavía tiene tiempo para corregir sus planes “defensivos”, y ha asegurado que Rusia no llevará a cabo ninguna “acción” hasta que no sea desplegado el escudo antimisiles del país norteamericano en Rumanía y Polonia.

A su juicio, esta decisión de EE.UU. con el pretexto del programa de misiles balísticos de Irán tiene lugar mientras no existe ninguna “amenaza iraní”.

“Recuerdo que originalmente se hablaba de prevenir la amenaza iraní, se hablaba del programa nuclear de Irán, ¿dónde está ahora? Ya no existe", ha enfatizado Putin.

Ha señalado que la alegación de que este proyecto es necesario para defenderse de Irán carece de sentido porque se alcanzó un acuerdo internacional respecto al programa de energía nuclear de Teherán. Este plan también, provocó la reacción de la Cancillería iraní, que condenó todo intento externo que busque amenazar su soberanía.

Tras advertir que los misiles que formarán el escudo pueden alcanzar fácilmente ciudades rusas, Putin ha criticado que nadie hace caso a las preocupaciones de Rusia al respecto y no está listo para negociar. “Solo oímos unas declaraciones generales que consisten en que (el escudo antimisiles) no está dirigido contra Rusia y no amenaza a su seguridad”, ha lamentado.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) activó el pasado 12 de mayo un puesto estadounidense de defensa antimisiles Aegis Ashore en la base rumana de Deveselu, que pretende defender a Europa de la amenaza de misiles balísticos. Al día siguiente, en Redzikowo, una localidad de Polonia, se colocó la primera piedra de un sistema similar.

Moscú cree que el despliegue del sistema Aegis Ashore complica la situación internacional, y además, constituye una clara amenaza a la seguridad nacional de Rusia.

fdd/ctl/hnb

Comentarios