• En medio de crisis migratoria, UE ignora raíces del problema
Publicada: sábado, 5 de septiembre de 2015 20:37
Actualizada: sábado, 5 de septiembre de 2015 21:36

La alarmante cifra de 340 mil personas que ha llegado a las fronteras europeas, ha desatado una crisis de refugiados sin precedentes. Mientras la Unión Europea (UE) se debate entre cuotas de asilo y cierre de fronteras, las raíces del problema se mantienen poco discutidas y sin solución.

Según Amnistía Internacional (AI), aproximadamente unas 4 millones de personas se han visto forzadas a huir de Siria desde el inicio del conflicto armado en 2011. Pero, los refugiados que buscan asilo en Europa no solo provienen de Siria sino de muchas otras naciones en África y el Oriente Medio, cuyos ciudadanos salen en busca de seguridad y estabilidad para sus familias.

Lo que sí se ha mantenido en la palestra pública es el tema de las cuotas de refugiados que cada nación europea debería aceptar. Y aunque el Reino Unido se ha visto forzado a aceptar mayor número de buscadores de asilo, el problema de fondo sigue siendo el doble discurso político.

La terminología de inmigrante en lugar de refugiado, usada por los Gobiernos europeos en esta crisis también ha dejado mucho que desear, pues tiene grandes implicaciones a la hora de entender las motivaciones que lleva a alguien dejar su país de origen. Muchas aseguran que lo que se ha buscado es demonizar y deshumanizar a estas personas.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) espera terminar el borrador de una resolución sobre la crisis de refugiados que espera adoptar a finales de septiembre.

La gran pregunta es hasta qué punto esta acción internacional no es más que otra medida dilatoria para no abordar las causas de un problema en el que las grandes potencias han jugado y juegan un papel fundamental.

Claudia Navarro, Londres.

xsh/hnb

Comentarios