• El canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian.
Publicada: martes, 20 de septiembre de 2022 16:05
Actualizada: lunes, 26 de septiembre de 2022 12:23

Irán cuestiona el doble rasero de EE.UU. en los derechos humanos y le insta a acabar con el terrorismo económico si realmente está preocupado por el pueblo iraní.

“Para Irán, los derechos humanos tienen un valor inherente, a diferencia de quienes los ven como una herramienta [de presión] contra los adversarios”, ha tuiteado este martes el canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian, denunciando la doble moral de Estados Unidos en materia de derechos humanos.

Con estas palabras el jefe de la Diplomacia persa ha reaccionado a un tuit hecho la víspera por su homólogo estadounidense, Antony Blinken, en el que éste trató de mostrar al Gobierno estadounidense como un defensor de derechos del pueblo iraní tras la muerte de la joven Mahsa Amini.

El secretario de Estado estadounidense acusó a la República Islámica de perseguir “sistemáticamente a mujeres” y reclamó a Irán “permitir las protestas pacíficas”.

 

Amir Abdolahian ha dejado en claro que se ha ordenado “una investigación sobre la trágica muerte de Mahsa”, y señalado que la joven fallecida, “como dijo el presidente, era como nuestras propias hijas”.

Ha subrayado que, si el Gobierno de Estados Unidos está realmente preocupado por los derechos del pueblo iraní, lo mínimo que debería hacer es poner fin a las sanciones inhumanas impuestas a la nación persa. “En lugar de derramar lágrimas de cocodrilo, EE.UU. debe acabar con el terrorismo económico”, ha señalado.

Mahsa, de 22 años, murió el viernes tras permanecer durante varios días en estado de coma. La joven fue llevada a una comisaría en Teherán por la policía. Los vídeos de cámaras de vigilancia indican que la niña cae por el suelo sin que haya ocurrido cualquier contacto físico con los agentes.

Los altos responsables del país persa, empezando por el presidente, Seyed Ebrahim Raisi, han ordenado una investigación “minuciosa y urgente” de lo ocurrido.

Sin embargo, la prensa occidental ha recurrido a todos los medios, desde la manipulación de datos médicos hasta montajes, para desatar la ira contra la República Islámica y provocar disturbios en todo el país.

ftm/rba