• El presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Mohamad Baqer Qalibaf.
Publicada: jueves, 29 de octubre de 2020 16:04
Actualizada: jueves, 29 de octubre de 2020 16:59

Irán denuncia la postura antipalestina de ciertos Gobiernos de la región y asegura que la normalización de relaciones con Israel es un acuerdo que “no durará mucho tiempo”.

El presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), Mohamad Baqer Qalibaf, ha denunciado que los líderes de algunos países musulmanes han dado la espalda a la causa palestina, que es la primera causa del mundo musulmán, y han normalizado con “el régimen falso, usurpador y terrorista de Israel”.

Tal medida, de acuerdo con Qalibaf, es “definitivamente una evidente traición a las metas palestinas”, y provocará “más discrepancias” en el mundo musulmán, aunque la normalización de los lazos con Israel “no durará mucho tiempo”.

Además, tal traición “no afectará a la voluntad de la Resistencia y la auténtica población de Palestina en el camino a la materialización de sus derechos legítimos”, ha asegurado el jefe del Poder Legislativo de Irán.

“Los gobernantes de estos países deben saber que la normalización de relaciones con el régimen sionista no durará mucho tiempo y que la historia preservará para siempre la mancha de tal decisión para las naciones musulmanas y los amantes de la libertad del mundo”, ha indicado en una videollamada realizada este jueves durante la inauguración de la 34.ª Conferencia Internacional de la Unidad Islámica. 

 

De igual modo, ha puesto su esperanza en que los participantes en el aludido evento prioricen la liberación de Al-Quds (Jerusalén) —como la primera Qibla (dirección de la oración) de los musulmanes— la formación del Estado de Palestina dentro de las fronteras de 1967 y con Al-Quds como capital.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, suscribió el 23 de octubre una orden ejecutiva para sacar a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo y anunció que este país africano e Israel habían acordado forjar relaciones bilaterales.

De aplicarse la medida, Sudán se convertirá en el quinto país árabe en normalizar las relaciones con Israel. El pasado 15 de septiembre, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) firmaron en la Casa Blanca los llamados “acuerdos de Abraham”, que contemplan el establecimiento de las relaciones con Israel, uniéndose así a Egipto y Jordania, que impulsaron los nexos con el régimen usurpador en 1979 y 1994.

Sin embargo, varios Estados árabes, entre ellos, Catar y Yemen, ya han dejado claro que jamás reconocerán a Israel, mientras los pueblos de los países que han normalizado relaciones con el régimen sionista siguen rechazando la medida, pues “no se basó en el principio de la paz por la paz, sino que se basó en el principio de la paz por el apoyo”, según denuncia el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

ask/ctl/mrp/rba