• El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, ofrece un discurso virtualmente en la Asamblea General de la ONU, 23 de septiembre de 2020, (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 24 de septiembre de 2020 9:57
Actualizada: viernes, 25 de septiembre de 2020 0:52

Irán condena las acusaciones “delirantes” del rey saudí en su contra y asegura que estas son resultado de las consecutivas derrotas de Arabia Saudí en Yemen.

“Las continuas derrotas políticas y en el campo [de batalla] en Yemen han hecho que Arabia Saudí delire y acuse a otros países para escapar de la responsabilidad de los crímenes de guerra que comete contra las mujeres y los niños yemeníes”, ha aseverado este jueves el portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade.

En el 75.º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, ofreció un discurso marcadamente antiraní y proestadounidense. Acusó a Irán de impulsar políticas destructivas y tensiones en la región de Asia Occidental y de “interferir en los asuntos internos” de los países árabes, además de insistir en que Teherán apoya al movimiento popular yemení Ansarolá.

En respuesta a la parte del discurso del rey saudí en que acusa a Irán de fomentar el terrorismo y el extremismo, Jatibzade ha aseverado que Arabia Saudí, como “la sede y el refugio de la ideología de los grupos terroristas y takfiríes y el principal patrocinador financiero y logístico del terrorismo en la región”, ha puesto en su agenda una política de proyección y tergiversación de los hechos con el fin de escapar de la realidad y no responder a sus crímenes.

 

Jatibzade ha condenado “el apoyo del régimen saudí y su alineación con Estados Unidos en la política fallida de máxima presión contra Irán, así como sus “esfuerzos para fortalecer sus relaciones con el régimen usurpador sionista”, y ha asegurado que tales acciones la han convertido en una “criatura despreciable entre los países árabes”.

Según el portavoz iraní, la República Islámica, en línea con su enfoque responsable en la región, ha advertido repetidamente al mundo que los errores de cálculo de los saudíes han impuesto costos exorbitantes a la región, y ha dejado claro que la postura de Teherán se fundamenta en el desarrollo de las relaciones diplomáticas y el diálogo en la región y con todos sus vecinos.

A su vez, el representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi, ha condenado el discurso “sesgado” del rey saudí en la AGNU y ha tachado de “infundadas” las acusaciones antiraníes de Riad que, a su juicio, se producen para desviar la atención de su “largo historial de apoyo generalizado al terrorismo”, sus “medidas desestabilizadoras en la región y los crímenes que ha cometido durante los últimos seis años en Yemen”.

tmv/ncl/myd/mjs