• Un niño, víctima del ataque químico del régimen baasista iraquí a la ciudad de Sardasht (noroeste de Irán), junio de 1987.
Publicada: domingo, 28 de junio de 2020 14:30
Actualizada: lunes, 29 de junio de 2020 5:35

La arrogancia mundial, encabezada por EE.UU., es cómplice del régimen baasista iraquí en los ataques químicos a civiles durante la guerra entre Irán e Irak.

Así se lee en un comunicado emitido este domingo al final de una conferencia nacional sobre la Defensa Química, celebrada en Teherán, capital iraní, con motivo de la infausta conmemoración del ataque químico del régimen del exdictador iraquí Sadam Husein a la ciudad de Sardasht (en el noroeste de Irán), que dejó cientos de civiles muertos.

El texto asegura que la República Islámica de Irán hará todo lo necesario para llevar ante la justicia a los responsables de este crimen. “Un día de estos, los países aliados del régimen baasista se verán obligados a pedir disculpas a la opinión pública internacional por sus cínicas medidas”, agrega la nota.

Asimismo, el comunicado denuncia el apoyo de los partidarios de Sadam a los grupos terroristas que operan con bastante libertad en la región de Asia Occidental, con el visto bueno de EE.UU. y sus aliados. Estos han suministrado armas y materiales químicos a los terroristas para que derramen la sangre de gente inocente en Siria, Irak y Yemen, repudia el texto.

 

El comunicado destaca, además, la “fatwa” (edicto religioso) del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, que prohíbe la producción y el uso de armas químicas en el país, y pide a las autoridades iraníes hacer que el mundo entero apruebe este decreto como una carta moral y jurídica.

La Conferencia Nacional de Defensa Química se celebra un día después de que la nación iraní conmemorase el 33. º aniversario del ataque químico a Sardasht.

Durante la guerra impuesta a Irán, el Irak de Sadam Husein atacó 43 veces, con bombas químicas, diferentes zonas de las provincias de Juzestán (suroeste de Irán), del Kurdistán y de Ilam, ambas en el oeste de Irán. Sin embargo, uno de los peores ataques químicos de la historia, que costó la vida de 113 civiles y dejó más de 5000 heridos, se registró el 29 de junio de 1987 contra la ciudad de Sardasht.

 ftm/anz/myd/hnb