• El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán (capital persa).
Publicada: viernes, 5 de junio de 2020 10:17

Irán denuncia las sanciones de EE.UU. y la Unión Europea (UE) contra Siria y alerta de las consecuencias negativas de esa conducta “ilegal” para los civiles.

La intensificación de las sanciones contra Siria supone una “medida ilegal y contraria a los principios humanitarios” y mayormente daña al pueblo sirio, ha alertado este viernes el portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Seyed Abás Musavi.

Europa y Estados Unidos mantienen contra Siria una dura campaña de medidas coercitivas unilaterales. Siguiendo los pasos de su aliado estadounidense, la UE ha prolongado esta semana por un año más, hasta el 1 de junio ​​de 2021, su política de estrangulamiento económico contra el país árabe.

Dicha política de restricción no sólo perjudica a la economía siria, sino impide la compra de medicamentos vitales, suministros médicos y bienes humanitarios, lo que agrava la situación actual en el país en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

 

Para el vocero de la Cancillería persa, las sanciones suponen una “táctica inhumana que directamente pone los derechos humanos en grave peligro”.

Musavi, del mismo modo, ha reafirmado la determinación de Teherán en apoyar a Damasco ante la hostilidad del Occidente y ha pedido el cese de todos los embargos contra este país.

“La República Islámica brinda apoya al Gobierno y el pueblo resistentes de Siria y pide el levantamiento de todas las sanciones inhumanas contra este país”, ha enfatizado.

Al mismo respecto, el diplomático persa ha señalado que el cese de embargos es una medida primordial para que los sirios puedan “satisfacer sus necesidades básicas, además de reconstruir el daño causado por los ataques terroristas respaldados por el Occidente contra las infraestructuras del país”.

El pueblo y las fuerzas valientes sirios vencieron el terrorismo takfirí y las políticas hostiles de los enemigos, y han asegurado que seguirán con la misma determinación para salvaguardar la economía del país, y hacer frustrar los embargos estadounidenses y sus efectos.

El Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, asimismo, ha llamado a la comunidad internacional para que presione a EE.UU. y Europa con el fin de levantar sus sanciones que contradicen las disposiciones del derecho internacional.

tqi/ktg/mrp/hnb