• El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif (drcha.), habla en Teherán con el vicecanciller iraní para Asuntos Políticos, 12 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 22 de septiembre de 2019 23:27

Un diplomático iraní de alto rango indica que la política de “máxima presión” de EE.UU. produce la máxima resistencia de Irán, y que Teherán seguirá resistiendo.

Así lo ha precisado este domingo el vicecanciller de Irán para Asuntos Políticos, Seyed Abás Araqchi, en una entrevista con el diario británico Independent, subrayando que Teherán no entablará negociaciones con EE.UU. hasta que Washington detenga su “máxima presión” sobre el país persa.

Hablando en la misión iraní ante la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York (en EE.UU.), ha dicho que “para iniciar unas negociaciones reales, la guerra económica (contra Irán) tiene que terminar”.

El 8 de mayo de 2018, la Administración de EE.UU., presidido por Donald Trump, retiró a su país del pacto nuclear y reactivó todos los embargos contra Teherán que se habían levantado en virtud del convenio suscrito tres años antes.

Tras un año de la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), Teherán ha suspendido algunas de sus obligaciones conforme a los párrafos 26 y 36 del pacto.

LEER MÁS: Zarif: Sanciones de EEUU, cristalización del terrorismo económico

“Y para poner fin a esta guerra económica, primero necesitamos un alto el fuego para poder realizar negociaciones reales y encontrar soluciones sostenibles”, ha declarado Araqchi, enfatizando que ningún país negociará bajo presión.

Y para poner fin a esta guerra económica (lanzada por EE.UU.), primero necesitamos un alto el fuego para poder realizar negociaciones reales y encontrar soluciones sostenibles”, dice el vicecanciller de Irán para Asuntos Políticos, Seyed Abás Araqchi.

 

Cuando se le preguntó qué haría Teherán si la “presión máxima” de Washington se convirtiera en una “presión militar”, el diplomático iraní ha contestado que el país persa “resistirá militarmente”.

Ante la retórica belicista de Washington, Teherán rechazó el lunes la acusación de EE.UU. que lo vincula con un ataque a una petrolera saudí y advirtió que responderá inmediatamente a cualquier agresión en su contra.

Aunque el movimiento popular yemení Ansarolá se atribuyó abiertamente la responsabilidad del ataque del 14 de septiembre a Aramco, Washington insiste, contra toda lógica, en la culpabilidad de este último país. 

El presidente iraní, Hasan Rohani, aseguró el miércoles que el ataque a las instalaciones petroleras saudíes fue una “advertencia” lanzada por el pueblo yemení a Riad, cuyas autoridades deberían “aprender la lección”.

alg/rha/rba

Comentarios