• El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, ofrece una rueda de prensa en Teherán, capital.
Publicada: lunes, 30 de abril de 2018 7:48
Actualizada: lunes, 30 de abril de 2018 10:21

Irán rechaza la postura hostil de EE.UU. y Arabia Saudí expresada en su contra desde Riad, y considera la alianza estadounidense-saudí, un intento para incitar a la guerra, propagar el extremismo e impulsar la carrera armamentística en la región del oeste de Asia.

El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, se ha referido este lunes a una reunión mantenida ayer domingo entre el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y su homólogo saudí, Adel al-Yubeir en la capital saudí, donde Pompeo habló de una alianza entre su país y Arabia Saudí.

“La alianza con Arabia Saudí de la que habla el canciller estadounidense es una alianza para desestabilizar (la región), (desatar) la guerra y reforzar cada vez más la carrera armamentística y el extremismo que se basa en el aventurerismo de ciertos políticos inexpertos y belicistas saudíes”, ha denunciado el diplomático persa.

Qasemi ha lamentado que las medidas adoptadas por esta clase política saudí han conllevado hasta el momento, “consecuencias destructivas” como “la hostilidad” y “la desconfianza” entre los países, “las crisis desgastadas”, “la inseguridad” y la “inestabilidad” en esta región conocida como Oriente Medio.

El diplomático ha advertido de que mientras continúe esta alianza “maligna” y “expansionista”, es poco probable que las naciones de la región vuelvan a experimentar la seguridad y la tranquilidad, además de una prosperidad humana y económica.

La alianza con Arabia Saudí de la que habla el canciller estadounidense (Mike Pompeo) es una alianza para desestabilizar (la región), (desatar) la guerra y reforzar cada vez más la carrera armamentística y el extremismo que se basa en el aventurerismo de ciertos políticos inexpertos y belicistas saudíes”, ha denunciado el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

 

Los cancilleres de Estados Unidos y Arabia Saudí podrán apreciar el significado de su supuesta alianza, al revisar la situación precaria que atraviesa Yemen, y el extremismo y terrorismo que se ha propagado en Oriente Medio, ha acentuado.

Qasemi, de igual modo, ha tildado de “infundadas” las acusaciones formuladas contra el papel “intervencionista” de Teherán en ciertos países de la región. 

Qasemi ha rechazado también las repetitivas acusaciones sobre la supuesta “injerencia” de Irán en Yemen y ha considerado estos alegatos intentos para “desviar” la opinión pública de los crímenes que cometen “a diario” Riad y sus aliados contra el pueblo yemení.

Pese a una brutal campaña militar iniciada desde marzo de 2015 contra el país más pobre del mundo árabe, el régimen saudí y sus aliados no han conseguido alcanzar ninguna de sus metas en Yemen, por ende, tratan de lanzar acusaciones inverosímiles contra Irán para justificar este fracaso.

La agresión saudí a Yemen, conforme a las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha dejado más de 10.000 muertos y 40.000 heridos.

ask/ktg/mjs

Comentarios