• Casa de una familia palestina incendiada en ataque con cócteles molotov de los colonos israelíes, 31 de julio de 2015
Publicada: viernes, 31 de julio de 2015 10:16
Actualizada: jueves, 3 de septiembre de 2015 11:12

El Gobierno palestino y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) han culpado este viernes al régimen israelí de la muerte de un bebé palestino quemado vivo en un ataque de colonos israelíes.

El presidente Mahmud Abás ha apuntado al régimen israelí como el principal causante del ataque de los colonos, al tiempo que ha asegurado que “presentará una queja ante la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya”.

El Gobierno palestino y OLP consideran al régimen israelí "totalmente responsable del brutal asesinato del bebé de año y medio", según comunicados emitidos por los funcionarios palestinos.

Por su parte, el secretario general de la OLP, Saeb Erekat, ha considerado al régimen israelí “totalmente responsable del brutal asesinato del bebé de año y medio, Ali Saad Daubasha” y ha denunciado el hecho como secuela de “décadas de impunidad” del régimen de Tel Aviv ante el “terrorismo de los colonos” y producto de una “cultura de odio” promovida por las autoridades de este régimen.

El ataque tuvo lugar a la última hora del jueves, cuando los colonos extremistas arrojaron cócteles molotov contra una casa palestina en la aldea de Kfar Duma, cerca de la ciudad cisjordana de Nablus.

Los tres sobrevivientes a este ataque con señales racista, sufrieron quemaduras en más de 70 % de su cuerpo y se encuentran en estado de extrema gravedad.

Así quedó la casa palestina incendiada por colonos israelíes en la aldea de Kfar Duma, cerca de la ciudad cisjordana de Nablus.

 

En su comunicado, el jefe negociador palestino también menciona que “desde 2004, ha habido más de 11.000 ataques de colonos contra viviendas, coches, iglesias, mezquitas, árboles y otras propiedades palestinas con total impunidad”.

Enfatiza también que no se puede separar el “ataque bárbaro” en Duma de la reciente aprobación israelí que autoriza la construcción de otras 300 viviendas ilegales en la ocupada Cisjordania.

A juicio de Erekat, “con la continua aprobación de (construcción de) asentamientos y la incitación contra la presencia palestina (…) Israel ha pavimentado el camino para este acto brutal”.

Por último, llama a la comunidad internacional a acabar con su política de declaraciones vacías y hacer algo para proteger a los palestinos, ya que la “protección y el fin de la ocupación, es una responsabilidad internacional”.

Más de medio millón de israelíes viven en más de 120 asentamientos ilegales construidos desde la ocupación de los territorios palestinos de Cisjordania y Al-Quds (Jerusalén) en 1967.

Desde hace varios años, según las autoridades palestinas, los residentes de estos asentamientos considerados ilegales por la comunidad internacional, siguen la estrategia de atacar a civiles palestinos o sus propiedades en Cisjordania con el objetivo de intimidar a los residentes hasta obligarlos a abandonar sus viviendas para expandir sus asentamientos ilegales.

mjs/ncl/mrk

Comentarios