• Soldados estadounidenses evacuan la base militar de Al-Qaem, sita en la frontera occidental de Irak con Siria.
Publicada: jueves, 9 de julio de 2020 20:36
Actualizada: jueves, 9 de julio de 2020 22:40

Un diputado iraquí hizo hincapié en hacer cumplir la decisión del Parlamento de expulsar a todas las tropas estadounidenses y poner fin a su presencia en Irak.

Según ha anunciado este jueves Saad al-Saadi, un miembro de alto rango de la coalición Al-Fath en el Parlamento iraquí, la decisión de expulsar a todas las fuerzas extranjeras, especialmente las fuerzas de EE.UU., es vinculante.

El sueño de la supervivencia de las fuerzas estadounidenses en Irak no se hará realidad, ha enfatizado para luego agregar que: Esto es algo en lo que los políticos y la gente iraquí están de acuerdo, y el Gobierno está obligado a implementarlo.

Los comentarios del parlamentario se producen en respuesta al general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos (Centcom), que habló sobre la continuación de la presencia de las tropas norteamericanas en Irak.

Al-Saadi también ha recordado que ninguna persona o parte puede ignorar la implementación de esta resolución bajo ninguna circunstancia.

Recientemente, el jefe del Centcom ha indicado que el país norteamericano pretende reducir el número de sus tropas en el país árabe, pero no quiere que este número se reduzca a cero, así que las tropas estadounidenses permanecerán en Irak.

 

La retirada de las fuerzas de EE.UU. del territorio iraquí se encuadra dentro de una resolución ratificada el 5 de enero por el Parlamento de este país árabe para que se proceda a la salida definitiva de todas las tropas estadounideses.

La mencionada ley fue aprobada en respuesta a la agresión protagonizada por EE.UU. en Bagdad, la capital de Irak, que causó la muerte del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, así como de otros militares iraníes e iraquíes.

La Administración estadounidense presidida por Donald Trump, sin embargo, se niega a abandonar Irak, rico en recursos naturales, ya que en las últimas décadas ha puesto su mirada en los yacimientos petroleros de esta nación, además de que reconoce abiertamente que quiere mantener sus tropas en ese país árabe para controlar el petróleo, tal y como lo ha hecho en Siria.

De hecho, la presencia de las tropas de EE.UU. en Irak no solo no ha contribuido al establecimiento de la seguridad, sino que ha favorecido al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), que recibe apoyo de Washington.

rtk/lvs/msf