• Fuerzas antiterroristas del Ejército iraquí en una operación militar.
Publicada: sábado, 11 de enero de 2020 7:51
Actualizada: sábado, 11 de enero de 2020 22:14

Las fuerzas iraquíes lanzan la primera operación contra EIIL (Daesh, en árabe) sin el apoyo de la llamada coalición anti-EIIL, liderada por EE.UU.

La operación, bautizada como “la Paz Prometida”, se lanzó contra las células de Daesh en la ciudad capitalina de Bagdad. En un comunicado recogido el viernes por los medios, el Gobierno explica que se trata de la primera operación antiterrorista lanzada sin el apoyo de las fuerzas estadounidenses.

En la operación, llevada a cabo bajo la supervisión de la comandancia de operaciones de Bagdad, participaron dos brigadas del Ejército, dos unidades policiales, las unidades de ingeniería militar y la Fuerza Aérea de Irak, según precisa la publicación.

Durante la operación, las fuerzas iraquíes lograron confiscar de los extremistas takfiríes “cohetes”, “dispositivos explosivos”, entre otros equipamientos militares.

Con el ataque a los residuos de la banda ultraviolenta, Irak ha probado que puede manejar solo la situación y luchar contra el terrorismo sin la intervención extranjera.

 

El proyecto para expulsar a los militares estadounidenses arrancó justo después de que las fuerzas norteamericanas bombardearan el 30 de diciembre varias posiciones del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá, que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), en el distrito de Al-Qaim, en la provincia de Al-Anbar (oeste).

Las fuerzas populares aseguraron un día después que “el cobarde ataque” de EE.UU. contra sus posiciones jugaría en su contra, ya que allanaría el camino para el fin de la presencia estadounidense en Irak.

Sin embargo, el asesinato del alto estratega iraní, el ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, que tuvo lugar el 3 de enero, fue la gota que colmó el vaso y aceleró dicho proceso.

El Parlamento iraquí aprobó dos días después una resolución pidiendo al Gobierno de Bagdad que cancele la solicitud de asistencia de EE.UU. y ponga fin a la presencia de sus fuerzas en el marco de la llamada coalición anti-EIIL o en cualquier otro contexto.

ask/ktg/hnb