• Soldados estadounidenses irrumpen en una casa durante la invasión occidental de Irak.
Publicada: jueves, 19 de enero de 2017 1:25

El primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, reclama la puesta en marcha de una indagación sobre la invasión estadounidense en su país en 2003.

“Insto a investigar en pleno (la intervención en Irak) para los intereses de todas las partes, y plazca a Dios que los iraquíes reciban una indemnización por los sufrimientos y catástrofes que ocurrieron”, anunció el martes el jefe del Gobierno iraquí en una rueda de prensa.

Según Al-Abadi, la intervención militar occidental ocasionó una situación persistente de inestabilidad y caos. La invasión “por una parte, tuvo como consecuencia que el régimen de Saddam (Husein) fuera derrocado (…), pero, por otra parte, provocó caos”, lamentó.

Insto a investigar en pleno (la intervención en Irak) para los intereses de todas las partes, y plazca a Dios que los iraquíes reciban una indemnización por los sufrimientos y catástrofes que ocurrieron”, anunció el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi.

En esta línea, criticó que la presencia militar estadounidense al final “permitió que los terroristas de todo el mundo entraran en Irak”, ha recogido este miércoles la agencia de noticias norteamericana AP.

Estos pronunciamientos del líder iraquí se produjeron días después de que el presidente electo de EE.UU., el republicano Donald Trump, asumiera que la guerra iniciada por Washington en ese país árabe fue un “error”, tachándola de la peor decisión tomada en la historia de EE.UU.

 

En 2003, Estados Unidos, con el apoyo de sus aliados, sobre todo el Reino Unido, invadió Irak so pretexto de destruir inexistentes arsenales de armas de destrucción masiva y derrocar al exdictador Saddam Husein, quien fue ejecutado en 2006.

Más de un millón de iraquíes murieron como consecuencia de la invasión occidental y la posterior ocupación del país, conforme a cifras divulgadas por un grupo de investigadores de EE.UU., Irak y Canadá.

De acuerdo con un informe británico de 6000 páginas sobre la guerra en Irak, conocido como la Investigación Chilcot, la invasión se apoyaba en pruebas de inteligencia “no justificadas” sobre las supuestas armas de destrucción masiva de Saddam.

mjs/anz/mkh/rba