• Una empresa sueca denuncia la confiscación de una de sus cargas de mascarillas por Francia.
Publicada: viernes, 3 de abril de 2020 14:59

Francia se ha apropiado de un cargamento de mascarillas que habían salido desde Suecia y tenían como destino final Italia y España.

La carga consistía en 4 millones de mascarillas que fue ordenada por la compañía sueca Mölnlycke desde China, y llegó hace un mes al puerto de Marsella, en el sur de Francia, y estaba destinada a Italia y también a España.

Sin embargo, según un informe publicado el miércoles en la revista francesa L’Express, las autoridades de Francia confiscaron la carga que estaba en el almacén de la compañía sueca en la ciudad francesa de Lyon, luego, la compañía Mölnlycke pidió la ayuda del Gobierno nórdico, y tras 15 días de presiones diplomáticas París dejó salir solo la mitad de la carga a sus destinos finales, España e Italia.

El hecho se produjo después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, emitiera un decreto ordenando la incautación de todos los equipos médicos y de salud en todo el país para su distribución al personal médico y a los franceses infectados con COVID-19.

 

La guerra de las mascarillas comienza a mostrar el egoísmo de algunos países como Francia, así como de EE.UU. que de acuerdo con muchos otros reportes publicados recientemente señalan que los estadounidenses intentan comprar cualquier mascarilla disponible en el mundo, lo que impide que se envíen pedidos a otros países.

En Estados Unidos, está prohibido hablar de la escases de equipos médicos, así que ya varios hospitales han amenazado con despedir a su personal si hacen declaraciones acerca de la falta de material necesarios para afrontar la pandemia del COVID-19.

Según las últimas cifras, el nuevo coronavirus, hasta el momento, ha tenido 55 191 muertos en todo el mundo, y Estados Unidos encabeza la lista de naciones con 245 442 afectados y 6098 muertos.

nlr/lvs/tmv/rba