• El presidente de Polonia, Andrzej Duda, 3 de febrero de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 6 de octubre de 2022 14:53

En medio de los temores al estallido de una guerra nuclear, Polonia afirma que está negociando con EE.UU. sobre el despliegue de armas nucleares en el territorio polaco.

En una entrevista concedida el miércoles con la revista polaca Gazeta Polska, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, declaró que el debate sobre el posible despliegue de armas nucleares de EE.UU. en el territorio polaco “es un tema abierto” y confirmó las conversaciones con las autoridades estadounidenses al respecto.

“El primer problema consiste en que no tenemos armas nucleares. No hay indicios de que nosotros, Polonia, las recibamos en nuestras manos en un futuro próximo”, manifestó Duda.

Al desarrollar su postura, el jefe del Estado polaco señaló que, según el llamado Programa de Compartición Nuclear de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que permite a los países miembros de la alianza militar, que no tienen armas nucleares propias, obtenerlas, desplegarlas y utilizarlas en caso de necesidad.  

El pasado 3 de abril, el vice primer ministro polaco, Jarosław Kaczyński, aseveró que su país estaba dispuesto a acoger cabezas nucleares estadounidenses y abogó por reforzar la presencia de las tropas de EE.UU. en las fronteras con Rusia.

 

Las declaraciones de Duda, se producen mientras Varsovia es parte del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), un documento considerado como la piedra angular de la seguridad mundial.

Ante tal coyuntura, Rusia ha advertido ya en reiteradas ocasiones de la amenaza que suponen las armas nucleares de EE.UU. y ha instado a Washington a evacuar su arsenal atómica de Europa para evitar una nueva carrera armamentística.

Al respecto, el expresidente y el ahora vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dimitri Medvedev, ha alertado que EE.UU. aprovecha la guerra en Ucrania, para desarrollar su idea de crear una “distopía” nuclear, por lo que ha impulsado un “juego primitivo” tras la caída de la Unión Soviética en 1991.

mmo/rba