• Manifestantes libaneses queman una bandera estadounidense durante una protesta en Beirut, 21 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 13 de noviembre de 2019 18:51

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) denuncia que EE.UU. busca desestabilizar el país árabe para sacar su petróleo y satisfacer a Israel.

“Está claro que Estados Unidos y sus aliados se han infiltrado en las filas de las protestas y están tratando de guiarlo. Tienen un complot político que quieren imponer en El Líbano”, ha advertido este miércoles el vicepresidente del Consejo Ejecutivo de Hezbolá, Ali Damush.

En declaraciones ofrecidas durante un acto en Beirut (capital libanesa), Damush ha aseverado que a Washington no le importan los problemas económicos y de corrupción que sufre El Líbano. “EE.UU. no tiene la intención de (…) ayudar a los libaneses para que se deshagan de sus sufrimientos”, ha insistido.

El principal objetivo del Gobierno estadounidense es deshacerse de los elementos del poder en El Líbano, incluido Hezbolá, y complacer así al régimen de Israel, tal y como ha reconocido el propio secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha agregado.

LEER MÁS: Jofré Leal: Vacío de poder en El Líbano favorece a enemigos

LEER MÁS: Hezbolá atribuye el caos en El Líbano a injerencias de EEUU

Está claro que EE.UU. y sus aliados se han infiltrado en las filas de las protestas y están tratando de guiarlo. Tienen un complot político que quieren imponer en El Líbano”, denuncia Ali Damush, vicepresidente del Consejo Ejecutivo de Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

Por otro lado, ha proseguido, EE.UU. trata de desestabilizar El Líbano para implementar sus proyectos, entre ellos, la demarcación de las fronteras con los territorios ocupados por Israel, de acuerdo con las condiciones del régimen de Tel Aviv, así como el saqueo de las reservas de petróleo y gas natural del país árabe.

Entre tanto, el alto cargo de Hezbolá ha aseverado que es Washington quien ha golpeado la económica libanesa, al imponer varias rondas de sanciones contra el país árabe, impedir la inversión de las compañías libanesas en Siria, así como dificultar la cooperación de China y Rusia con El Líbano.

Pese a que el Gobierno libanés, presidido por Michel Aoun, ha aprobado una serie de reformas, todavía siguen las protestas en El Líbano, con el apoyo de ciertos países extranjeros, entre ellos Estados Unidos, Arabia Saudí e Israel, conforme denuncian autoridades libanesas.

LEER MÁS: Riad incita las protestas en El Líbano con dinero y comida caliente

fmk/rha/mjs/rba

Comentarios