• El papa Francisco durante una sesión de oración con más de 400 prelados en la catedral de San Mateo Apóstol en Washington D.C, el 23 de septiembre.
Publicada: miércoles, 23 de septiembre de 2015 22:14

El sumo pontífice ha mantenido este miércoles un encuentro de oración con la Conferencia Episcopal estadounidense en la Catedral de St. Matthew, donde ha condenado la pederastia y pedido que se acoja "sin miedo" a los migrantes.

"Sé cuánto les ha hecho sufrir la herida de los últimos años, y he seguido de cerca su generoso esfuerzo por curar a las víctimas, consciente de que, cuando curamos, también somos curados, y por seguir trabajando para que esos crímenes no se repitan nunca más", ha declarado el papa Francisco durante una sesión de oración con más de 400 prelados en Washington D.C, capital estadounidense.

Sé cuánto les ha hecho sufrir la herida de los últimos años, y he seguido de cerca su generoso esfuerzo por curar a las víctimas, consciente de que, cuando curamos, también somos curados, y por seguir trabajando para que esos crímenes no se repitan nunca más", declara el papa Francisco.

Esta reunión mantenida con los obispos ha sido posterior a la recepción pública celebrada en la Casa Blanca y el encuentro privado con el presidente de EE.UU., Barack Obama.

Durante el encuentro de oración, el líder espiritual de los católicos ha pedido que los "crímenes" por pederastia "no se repitan nunca más", para después solicitar a los mitrados estadounidenses que trabajen para que los casos de abuso sexual de niños que sacudieron a la Iglesia católica no se repitan nuevamente.

Pese a que el papa Francisco ha adoptado medidas severas contra la pedofilia, en este viaje a los EE.UU. ha declinado reunirse con víctimas de abuso sexual por sacerdotes, actitud que ha decepcionado a muchos seguidores.

El papa Francisco en la Casa Blanca, en la ciudad de Washington, tras su reunión con presidente de EE.UU., Barack Obama. 23 de septiembre de 2015.

 

En otra parte de su alocución, el sumo pontífice ha solicitado a los prelados de Estados Unidos que acojan "sin miedo" a los migrantes y les ha asegurado que estos enriquecerán tanto al país, en general, como a la Iglesia católica en concreto.

"De alguna manera hablo casi in causa propria", ha puntualizado el papa -que se ha referido a sí mismo como un "pastor venido del sur"-, además de reconocer que para los siervos de la Iglesia católica no será fácil "leer el alma" de los migrantes y serán sometidos "a la prueba de su diversidad".

De igual modo el sumo pontífice argentino ha recordado que la Iglesia católica estadounidense conoce como pocas las esperanzas de los corazones de los migrantes, y desde siempre ha aprendido su lengua, apoyado su causa, integrado sus aportaciones, defendido sus derechos, promovido su búsqueda de prosperidad y mantenida encendida la llama de su fe.

El papa Francisco ha adoptado medidas severas contra la pedofilia en el seno de la Iglesia católica norteamericana como pone de relieve el hecho de que para lavar la imagen de la institución el Vaticano ha tenido que gastar 120 millones de dólares en apoyo a las víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos y 30 millones en campañas para la prevención de la pedofilia.

La Iglesia católica norteamericana ha registrado unos 6400 casos de sacerdotes que han sido acusados de haber abusado a menores en EE.UU., entre 1950 y 1980; sin embargo, se cree que el número puede ser mayor, ya que, según expertos, en 2012 la cifra probable de las víctimas se situaba en torno a unas 100.000.

El pasado mes de mayo, se dio a conocer una serie archivos de abusos sexuales por parte de la Iglesia católica en Los Ángeles (estado de California), en el suroeste de Estados Unidos.

Asimismo, el papa Francisco aceptó en junio la dimisión de los dos obispos que encabezaban una diócesis del estado de Minnesota (norte), el arzobispo John Clayton Nienstedt y su adjunto Lee Anthony Piché, como reclamaban grupos de víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

krd/anz/rba

Comentarios