Publicada: domingo, 8 de mayo de 2022 17:03

La Operación Militar Especial de la Federación Rusa iniciada el 24 de febrero en Ucrania desató todas las contradicciones existentes en el bloque llamado “Occidente” y mostró al mundo que la hegemonía sustentada hasta ese momento no era tal, como se exponía a la opinión pública a través de una mediática basada en la desinformación real para ocultar la verdad histórica.

Desbrozar esta realidad que marca un hito en la historia del orbe requiere establecer tres temáticas fundamentales: una, la guerra noticiosa híbrida y su punto de inflexión actual; dos, la estrategia militar y las falsas victorias occidentales; tres, el destino del Occidente y la asunción del mundo multipolar.

  1. La guerra noticiosa híbrida y su punto de inflexión actual

Tal como han reportado diversos medios, Vladímir Putin padecería graves problemas de salud hasta tal punto que en estos días podría sufrir un ataque al corazón, ser devastado por el cáncer o definitivamente deteriorarse debido al Parkinson (como lo dice The Sun o El Universal). Obviamente, son especulaciones sin ninguna prueba objetiva producto de la confrontación ideológica para ofrecer una imagen deteriorada de este estadista lo que, a su vez, devela sin querer las frustraciones de los clanes dominantes en el Pentágono ante la derrota en el campo militar por lo que deben recurrir a estratagemas absurdas.

Por ello, siendo EE.UU. la nación que más desinforma y miente en la actualidad sobre los diversos conflictos en el mundo, intentan crear una coraza proponiendo una Junta de Gestión de la Desinformación, creada para hacer frente a la amenaza de la información engañosa según el Departamento de Seguridad Nacional, protegiendo la privacidad, los derechos y las libertades civiles y, de ningún modo, espiar a los ciudadanos.

Su directora (quien no es periodista) sería Nina Jankowicz, becaria de desinformación en el Wilson Center, asesora del Ministerio de Asuntos Exteriores de Ucrania, trabajadora del ultraderechista National Democratic Institute y autora del libro ''Cómo perder la guerra de la información: Rusia, las noticias falsas y el futuro de los conflictos “, promotora de la mentira según la cual el ordenador portátil de Hunter Biden, hijo del presidente de EE.UU., no contenía pruebas de sus negocios en el extranjero y era producto de una campaña de desinformación rusa, currículo que ha provocado la más alta oposición por su partidismo extremista y presuntamente al estar detrás de este propósito uno de los presidentes más militaristas como ha sido Barack Obama.

Lo anterior ha provocado una oleada de rechazo tanto dentro de Estados Unidos como en el exterior, ya que la población en general, activistas, organizaciones que trabajan sobre la libertad de información, políticos y expertos, han criticado la iniciativa al considerarla una represión de la libertad de expresión y la compararon con el 'Ministerio de la Verdad' de la novela '1984' de George Orwell. El senador republicano Tom Cotton, el procurador general del estado de Misuri, Eric Schmitt, el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, entre muchos otros, denunciaron la política de Biden para suprimir la libertad de expresión, desacreditar la crítica legítima como desinformación e impulsar falsas narrativas.

Cabe señalar la hipocresía inmensa del régimen estadounidense sobre la defensa de la libertad de información, pues actualmente Julián Assange está a punto de ser extraditado a esta nación desde el Reino Unido por revelar secretos inconfesados sobre tortura, intervenciones, masacres, asesinatos, entre otros, pendiente de una condena injusta a perpetuidad o la muerte. Y ahora la ilegal detención del bloguero ucraniano en España, Anatoli Sharí, opositor crítico de Zelenski, quien puede ser extraditado a Ucrania acusado de traición a la patria por sus denuncias de corrupción y legitimidad de la operación especial, posiblemente asesinado, torturado o condenado a cadena perpetua, demostrando el servilismo del gobierno europeo.

Todo ello confirma la violación de la justicia y un orden sometido a reglas macabras como lo pretenden.

Los ejemplos de desinformación por parte de Estados Unidos-OTAN a través de Reuters, France Press y Asociated Press (que controlan el espectro informativo internacional), ha sido descomunal, mencionando solo algunos:

  • Invasión a Irak causando más de un millón de muertes producto de una mentira: armas atómicas inexistentes.
  • Creación de grupos terroristas como Al-Qaeda y Daesh, haciéndolos parecer como independientes y moderados por parte de la Casa Blanca.
  • Adulteración del origen de la COVID-19 atribuyéndolo a China y escondiendo el cierre del laboratorio de guerra biológica en Fort Detrick en 2019 (Maryland, USA).
  • Ocultamiento total de la masacre de Odesa donde fueron carbonizados 48 ciudadanos y heridos 200, opositores al Golpe de Estado el 2014 en Ucrania.
  • Falsedad en la crisis económica de Rusia y ocultamiento del incremento de sus ingresos por alza de los productos sometidos a sanciones, complementado por la división de la Unión Europea ante las sanciones.
  • Presunta masacre de Bucha (1) sin establecer el día de fallecimiento de los cadáveres como prueba reina del fraude.
  • Masacre de Kramatorsk por un misil de Ucrania y sospecha de ataque nuclear o biológico, ambos supuestamente por parte de la Federación Rusa.

Lo anterior confirma la campaña de falsificación y odio que se destila en los Medios Masivos de Desinformación (MMdeD) occidentales combinando lo económico, lo político, lo informativo, como una híbrida guerra macabra.

La realidad es que los ladridos de la OTAN como lo ha dicho el Papa Francisco, la expansión amenazante de este organismo junto con EE.UU. confirmado por Lula da Silva, corrobora lo planteado por China: la expansión de la OTAN hacia el este no solo fracasó en hacer a Europa más segura, sino que también sembró las semillas del conflicto porque la Alianza intencionalmente libró guerras contra países soberanos, causando víctimas colosales y desastres humanitarios, acotando que es el ‘mayor creador de mentiras’ del mundo.

Es decir, la guerra mediática ha fracasado en cuanto a la verdad, pese a que su expansión en los medios privados principalmente es fuerte, aunque paulatinamente va pasando a segundo plano, ya que no hay triunfos que mostrar excepto la sexta ola de sanciones al malograrse las cinco restantes.

Definitivamente, como dice el experto Carlos Puente Martín, la censura de EE.UU. y sus aliados occidentales contra cualquier punto de vista diferente al suyo sobre el conflicto ucraniano y otras cuestiones geopolíticas es una historia impregnada de noticias falsas, censura (2) y discriminación.

  1. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=4692704097507343&id=100003033980010

https://mundo.sputniknews.com/20220407/analista-militar-de-eeuu-sostiene-que-los-civiles-de-bucha-fueron-matados-por-ucranianos-1124115986.html

  1. https://mundo.sputniknews.com/20220505/la-censura-en-accion-el-diario-abc-se-abstuvo-de-publicar-la-entrevista-con-zajarova-1125165190.html?rcmd_alg=collaboration2