• El exasesor de seguridad nacional de EE.UU. HR McMaster en una conferencia en Múnich, 17 de febrero de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 29 de agosto de 2021 23:36

Un exasesor de Donald Trump asevera que EE.UU. ha sufrido una “auto-derrota” por abandonar Afganistán, tras aplicar una política de muerte en el país asiático.

En una entrevista concedida este domingo a cadena de televisión norteamericana NBC News, Herbert Raymond McMaster, exconsejero de Seguridad Nacional durante la presidencia de Donald Trump, ha señalado que “todos compartimos la responsabilidad de una guerra de un año peleada 20 veces” en Afganistán y “lo triste es que esta guerra terminó en una auto-derrota”.

“Hace varios años teníamos un esfuerzo sostenible en marcha que si lo hubiéramos sostenido, podríamos haber evitado lo que está sucediendo ahora”, ha recalcado el exasesor de la Casa Blanca para luego agregar que “lo que hicimos en realidad ha sido rendirnos” a una organización extremista “sin admitir que esto tendría repercusiones y hoy estamos viendo las consecuencias”. 

En una anterior entrevista, McMaster aseguró que el principal motivo del colapso de Kabul —capital afgana tomada por el grupo armado Talibán desde el 15 de agosto— radica en el “acuerdo de rendición” firmado por el exsecretario estadounidense de Estado Mike Pompeo y los talibanes durante el mandato del expresidente Trump.

Además, acusó a las dos últimas administraciones de EE.UU. de haber dado golpes psicológicos a los afganos, cuando les decían “que nos vamos a retirar, haciendo concesión tras concesión con los talibanes, sin permitir siquiera que el Gobierno afgano participase en lo que se convirtió en nuestro acuerdo de capitulación con los talibanes”.

 

El referido acuerdo entre Washington y los talibanes fue alcanzado a finales de febrero de 2020. En virtud de este pacto, la Administración de Trump prometió la retirada total de las tropas estadounidenses del país hasta el 1 de mayo.

Con la llegada de Biden a la Casa Blanca, Washington retrasó este plazo hasta el 11 de septiembre, luego al 31 de agosto y ahora se habla de una fecha más lejana; este cambio de estrategia muestra que EE.UU. nunca ha tenido un plan fijo sobre la guerra más larga de su historia, invasión que iba a traer la paz a Afganistán, pero solo ha generado miseria e inseguridad para la nación afgana.  

El avance de los talibanes se ha producido en paralelo con la fase final de la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, por lo que el Gobierno estadounidense ha sido objeto de duras críticas debido a su precipitada retirada del país que invadió hace 20 años so pretexto de luchar contra el terrorismo y deponer a los talibanes. Ahora, el grupo armado ya es más fuerte, es más, equipado con armas estadounidenses. 

rth/ncl/hnb