• Detectan casos de coronavirus en cárceles de ICE de EEUU
Publicada: sábado, 28 de marzo de 2020 7:45
Actualizada: sábado, 28 de marzo de 2020 8:36

El Gobierno de Donald Trump no se detiene a pesar de que la pandemia del coronavirus azota cada día más a Estados Unidos.

Los agentes del Control de Inmigración y Aduanas (ICE) siguen rastreando inmigrantes indocumentados para arrestarlos y llevarlos a los centros de detención donde se confirma ya hay casos de contagio.

Hay dos amenazas que acechan a los inmigrantes indocumentados, el coronavirus y los arrestos de ICE se ha hecho un llamado al Gobierno Federal por parte de organizaciones, legisladores, abogados y activistas para que frenen los operativos y brinden atención médica a internos, pero nada ocurre.

El abogado Alex Gálvez asegura que en adelanto California ya hay contagios de coronavirus y no están dando el tratamiento adecuado.

Un grupo de organizaciones legales de derechos civiles y sus socios de una firma de abogados pro bono, presentaron una solicitud de emergencia para obtener una orden judicial preliminar en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para que ICE tome medidas inmediatas para proteger a las personas en los centros de detención de inmigrantes de Covid-19, particularmente aquellas en mayor riesgo, dijo el grupo encabezado por el (centro de poder de la ley del sur) Southern Law Power Center.

Aunque el Control de Inmigración y Aduanas asegura contar con un plan de protección de la fuerza laboral ante la pandemia, no se han especificado las medidas que deberían estarse tomando para proteger a los detenidos más allá de suspender las visitas sociales en todas las cárceles de inmigración.

El documento que no ha contestado el Gobierno de Trump dice claramente que el hecho de no tomar medidas preventivas, como reducir el hacinamiento para el distanciamiento social o proporcionar jabón y desinfectante para manos, coloca a las personas en situación vulnerable y puede empeorar estado de salud con padecimientos graves en peligro inminente de infección y muerte.

Rosie Orbach, Los Ángeles

akm/mkh