• El senador Bernie Sanders (centro) habla en debate presidencial de los demócratas en Carolina del Sur, EE.UU., 25 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 26 de febrero de 2020 10:35
Actualizada: miércoles, 26 de febrero de 2020 15:38

El candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU. Bernie Sanders dice que, de ser elegido, no apoyará al “racista” Netanyahu y reinstalará la embajada en Tel Aviv.

En un discurso ofrecido el martes en el décimo debate presidencial de las primarias demócratas en la ciudad norteamericana de Charleston, Carolina del Sur, Sander volvió a arremeter contra el primer ministro interino de Israel, Benjamín Netanyahu, por sus políticas racistas respecto al pueblo palestino.

Creo que, en este momento triste y trágico, Israel está liderado por un racista reaccionario como Netanyahu”, ha indicado el senador demócrata por el estado de Vermont (noreste de EE.UU.), al ser preguntado sobre la preocupación de las comunidades judías por su postura de no apoyar suficientemente a las actuales autoridades israelíes.

En otra parte de sus declaraciones, Sander ha resaltado que, si es elegido en las elecciones presidenciales, considerará las opciones posibles para el retorno de la embajada de EE.UU. de la ciudad ocupada de Al-Quds (Jerusalén) a su anterior sede en Tel Aviv.  

El actual inquilino republicano de la Casa Blanca, Donald Trump, trasladó en 2018 la sede diplomática del país a Al-Quds, meses después de reconocer a esta ciudad como la capital del régimen de Israel; una medida que desató masivas protestas a nivel nacional e internacional.

 

A pesar de ser judío, Sanders ha condenado en reiteradas ocasiones la masiva “matanza” de palestinos por parte de las fuerzas y colonos israelíes e instado al régimen de Tel Aviv a poner fin a su ilegal ocupación de los territorios palestinos.

En un mensaje publicado el pasado lunes, el senador demócrata también anunció que no participaría en la conferencia anual del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés) porque el lobby sionista proporciona “una plataforma” para los líderes que expresan “intolerancia” y oposición a los derechos de la nación palestina.

Hasta el momento, el lobby sionista no ha atacado a Sanders directamente, pero si sigue escalando puestos en las primarias del Partido Demócrata para alcanzar la deseada nominación con objetivo de verse las caras con el contrincante republicano, que muy probablemente será Donald Trump, no es difícil de imaginar que la maquinaria sionista hará todo lo que esté a su alcance para evitar tal nombramiento.

Algo similar ocurrió hace cuatro años, en 2016 cuando en un movimiento sorpresivo, Sanders renunció a favor de la otra aspirante demócrata a la Presidencia de EE.UU., Hillary Clinton, y eso que este senador era muy escéptico a que quien fuera la secretaria de Estado, entre los años 2009 y 2013, pudiera llegar a tomar las riendas del país.

myd/ktg/hnb

Comentarios