• El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un evento en el estado de Iowa, 11 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 12 de junio de 2019 1:01
Actualizada: miércoles, 12 de junio de 2019 17:27

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoce que las sanciones de EE.UU. tienen como objetivo principal empeorar la calidad de vida de los iraníes.

El mandatario estadounidense, en declaraciones realizadas este martes ante los reporteros, ha reconocido que las medidas coercitivas antiraníes tienen como meta principal dificultar la vida de los ciudadanos iraníes, algo que de por sí podría calificarse de crimen de lesa humanidad. Además ha expresado su alegría por las dificultades que las sanciones están causando a los ciudadanos iraníes.

“Ellos sufren de una gran inflación. Su moneda nacional ha perdido su valor. No pueden comprar ni pan. Hay muchos problemas en Irán […] Creo que salir del acuerdo nuclear [con Irán] e imponerle sanciones es lo mejor que he hecho”, ha dicho, refiriéndose a la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear, conocido oficialmente como Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Ha repetido, asimismo, que el pacto nuclear era ineficaz y que Irán no estaba cumpliendo plenamente con sus responsabilidades; una gran mentira, otra más, ya que los múltiples reportes de Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirman que Teherán ha cumplido total y cabalmente con los compromisos que aceptó en el pacto suscrito en el año 2015.

Ellos sufren de una gran inflación. Su moneda nacional ha perdido su valor. No pueden comprar ni pan. Hay muchos problemas en Irán […] Creo que salir del acuerdo nuclear [con Irán] e imponerle sanciones es lo mejor que he hecho”, dice el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alegrándose de las dificultades que sufren los ciudadanos iraníes.

 

La Casa Blanca reimpuso los embargos a Irán tras abandonar en mayo de 2018 el acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania). Desde entonces, ha aplicado una política de “máxima presión” contra Irán, amenazando con castigar a otros Estados si continuaban comerciando con el país persa.

Aunque las sanciones eximen oficialmente los bienes humanitarios, por ejemplo, los alimentos y los medicamentos, en realidad, también se están viendo afectados. De una forma u otra, EE.UU. está obstruyendo el acceso de Irán a los servicios médicos y sanitarios, de ahí que tanto Teherán como muchos expertos hablen de crímenes de lesa humanidad y de violaciones de los derechos humanos de los ciudadanos iraníes.

hgn/mkh/nii/

Comentarios