• Presidente iraní Hasan Rohani (izda.) y su par venezolano Nicolás Maduro, al margen de la XVII Cumbre del Movimiento No Alineado, 16 de septiembre de 2016.
Publicada: viernes, 8 de marzo de 2019 6:47

El senador estadounidense Marco Rubio, furioso por estrechos vínculos entre Venezuela e Irán, acusa a Caracas de intercambiar oro con Teherán.

“El régimen [en referencia al Gobierno venezolano] también tiene nexos con familias influyentes en Irán. Está intercambiando el oro de Venezuela por intereses que tiene en Irán”, sostuvo el jueves ante el Senado de EE.UU.

El parlamentario republicano por el estado de Florida (sudeste de EE.UU.), conocido por sus posiciones antivenezolanas, se mostró preocupado por el “futuro” de Venezuela y de la región de América Latina por “crisis ecológicas” que ha causado el Gobierno del presidente del país bolivariano, Nicolás Maduro, debido a la explotación y la venta de oro.

Rubio criticó rotundamente las relaciones entre Caracas y los Gobiernos de Rusia, China y Cuba y aseguró que la isla caribeña está infiltrada “en todos los niveles” de la Administración chavista.

El régimen [en referencia al Gobierno venezolano] también tiene nexos con familias influyentes en Irán. Está intercambiando el oro de Venezuela por intereses que tiene en Irán”, sostuvo el senador estadounidense Marco Rubio, preocupado por los nexos entre Irán y Venezuela.

 

Asimismo, apuntó dedo acusador hacia Rusia por ayudar al Gobierno de Maduro a sortear las sanciones que EE.UU. ha impuesto contra Caracas, mientras arremetió también contra China por bloquear el acceso de Internet en Venezuela.

El senador norteamericano abordó la “crisis humanitaria” en Venezuela y la ola migratoria que podría provocar, pues advirtió de una “catástrofe regional” que esto supondría para Colombia y otros países regionales por lo que insistió en reforzar los nexos de Washington con Colombia, Perú o Ecuador, entre otros países de la zona.

“Esa es razón suficiente para preocupar a los Estados Unidos y los países aliados como Colombia”, adujo Rubio.

Venezuela está sumida en un torbellino político desde que Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —de mayoría opositora y en desacato desde 2016—, se autoproclamara el 23 de enero “presidente interino” del país de manera inconstitucional y con el apoyo de EE.UU.

A partir de ese entonces Washington ha emprendido una cruzada abierta contra el Gobierno de Caracas, que incluye sanciones económicas, amenazas de una intervención militar y la negativa a una solución dialogada, como proponen las autoridades venezolanas.

Frente a la postura golpista del imperio estadounidense y algunos de sus aliados, varios países, como Bolivia, Cuba, México, Uruguay, Rusia, Irán, China y Siria, anunciaron su pleno respaldo al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, elegido para un nuevo mandato en las elecciones de mayo de 2018, con más de 6 millones de votos (el 68 % del total), cifra considerada un récord histórico.

msm/ktg/fdd/hnb

Comentarios