• Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo en rueda de prensa en el Departamento de Estado, Washington D.C., 23 de octubre de 2018 (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 1 de noviembre de 2018 6:50
Actualizada: sábado, 3 de noviembre de 2018 19:15

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dice que Washington se esfuerza para que China se “comporte como un país normal en el comercio”.

“Es un esfuerzo multidimensional, en nombre de todo el Gobierno de EE.UU., bajo la dirección del presidente (Donald Trump,) para convencer a China de que se comporte como un país normal en el comercio y respete las normas del derecho internacional”, declaró el miércoles Pompeo en una entrevista con una radio local.

El jefe de la Diplomacia estadounidense sostuvo que Washington considera a Pekín su mayor reto a largo plazo, de ahí que, agregó, la Administración de Trump esté desplegando todos sus esfuerzos para hacer retroceder al gigante asiático “en todos los frentes”.

Pompeo también denunció el supuesto robo de propiedad intelectual por parte de Pekín y lo catalogó de un acto inapropiado e incoherente de “una superpotencia o líder en el mundo”.

“Robar la propiedad intelectual de otro país, en lo que China ha involucrado cientos de miles de millones de dólares, es algo que China tiene que hallar una manera de detener”, indicó el secretario de Estado. 

Es un esfuerzo multidimensional, en nombre de todo el Gobierno de EE.UU., bajo la dirección del presidente, (Donald Trump,) para convencer a China de que se comporte como un país normal en el comercio y respete las normas del derecho internacional”, afirmó el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

 

El Departamento de Justicia de EE.UU. acusó el martes a diez presuntos oficiales de inteligencia chinos de espionaje económico contra compañías aeronáuticas francesas y estadounidenses.

El presidente estadounidense, Donald Trump, por su parte, adelantó que impondría más aranceles, por valor de 267 mil millones de dólares, a importaciones chinas, si Pekín no llega a un acuerdo sobre el comercio con Washington.

Estados Unidos y China están inmersos en una disputa comercial, desatada en julio por el inquilino de la Casa Blanca bajo diversos pretextos, como el robo de propiedad intelectual a firmas estadounidenses por empresas tecnológicas chinas.  

Pekín ve en las acciones de Washington intentos de dominación y “reprimir” el crecimiento económico, el desarrollo científico y tecnológico del país asiático.

En respuesta, China ha impuesto aranceles a bienes estadounidenses y presentó a finales de agosto una denuncia formal ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por los aranceles de EE.UU. a sus productos.

ahn/ncl/msf

Comentarios