• Soldados del Ejército de Estados Unidos.
Publicada: domingo, 18 de febrero de 2018 16:47
Actualizada: domingo, 18 de febrero de 2018 18:39

El Ejército de Estados Unidos, que depende de un flujo constante de voluntarios cada año, corre un grave riesgo de entrar en una crisis de reclutamiento, según advierte el think tank Heritage, vinculado al Departamento de Defensa estadounidense, el Pentágono.

En 2017, el 71 por ciento de los jóvenes estadounidenses de entre 17 y 24 años no eran elegibles para servir en el Ejército estadounidense, lo que significa que más de 24 millones de los 34 millones de personas de ese grupo de edad no pueden unirse a las Fuerzas Armadas aunque quisieran.

Esta es una situación alarmante, de acuerdo asegura un informe del mencionado think tank (laboratorio de ideas), publicado el martes pasado, que advierte de la amenaza que supone para la seguridad nacional fundamental del país.

“Si solo el 29 por ciento de los jóvenes adultos de la nación están capacitados para servir a su país, y si esta tendencia continúa, es inevitable que el Ejército de Estados Unidos sufra por la falta de mano de obra”, argumenta el artículo.

Asimismo, subraya que una escasez de mano de obra en las Fuerzas Armadas compromete directamente la seguridad nacional y que es un problema que necesita abordarse ahora, pues el Ejército ya está teniendo dificultades para atraer suficientes voluntarios cualificados.

Si solo el 29 por ciento de los jóvenes adultos de la nación están capacitados para servir a su país, y si esta tendencia continúa, es inevitable que el Ejército de Estados Unidos sufra por la falta de mano de obra”, argumenta el think tank Heritage.

 

Y es que, más que aviones, barcos y tanques, los militares dependen de voluntarios estadounidenses dispuestos, indican los expertos en su reporte.

De hecho, el Ejército ya anticipó problemas para cumplir su objetivo de 2018 de reclutar 80.000 voluntarios cualificados, aun cuando ofrecían mayores bonificaciones e incentivos. Para apoyar su argumento, citan al mayor general Malcolm Frost, comandante del Comando de Entrenamiento Militar Inicial del Ejército, que, en un panel de discusión reciente sobre esta crisis emergente, dijo que “la próxima amenaza existencial que tenemos... es la incapacidad de guarnecer a nuestro Ejército”.

Un informe indicaba en noviembre de 2017 que, para poder alcanzar el objetivo anual de reclutar a 80.000 soldados, Washington iba a permitir postularse a personas con antecedentes de trastornos mentales, abuso de drogas y tendencias suicidas.

Mientras, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha aumentado el presupuesto militar del país, para, conforme dice, ponerle solución a los problemas que enfrentan las Fuerzas Armadas.

snr/anz/mnz/rba