• El presidente palestino Mahmud Abás (dcha.) y el asesor de la Casa Blanca Jared Kushner se reúnen en Ramalá, Palestina, 21 de junio de 2017.
Publicada: viernes, 25 de agosto de 2017 10:27
Actualizada: viernes, 25 de agosto de 2017 13:00

El consulado de EE.UU. en territorios ocupados califica de ‘productivo’ el encuentro que mantuvieron Jared Kushner y Mahmud Abás en Ramalá.

El encuentro que fue celebrado el jueves entre Kushner, asesor de la Casa Blanca, y el presidente palestino en la ciudad de Ramalá, en el norte de la ocupada Cisjordania, "fue productivo y se centró en la manera de reanudar las negociaciones en las cuestiones esenciales para la paz entre israelíes y palestinos", ha afirmado este viernes el consulado estadounidense en un comunicado.

Sin embargo, no ha indicado si hubo un avance significativo en las reuniones separadas que mantuvo Kushner con Abás y el primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu.

El consulado, además ha destacado que las negociaciones y conversaciones lideradas por Washington son “la mejor vía” para alcanzar un acuerdo de paz comprensivo.

Por su parte, el portavoz de la Presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina, que participó también en las reuniones de Ramalá, ha enviado un comunicado al respecto.

“La reunión del presidente Abás con la delegación de Estados Unidos fue constructiva, profunda y positiva, y todas las cuestiones de interés común se abordaron seriamente. Se acordó seguir el diálogo encaminado a alcanzar un acuerdo de paz amplio e histórico”, reza el texto.

La reunión del presidente Abás con la delegación de Estados Unidos fue constructiva, profunda y positiva, y todas las cuestiones de interés común se abordaron seriamente. Se acordó seguir el diálogo encaminado a alcanzar un acuerdo de paz amplio e histórico”, reza el comunicado del portavoz de la Presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina.

A los encuentros de Ramalá además asistieron el representante especial para las negociaciones internacionales centradas en el conflicto israelo-palestino, Jason Greenblatt, la subsecretaria de seguridad nacional, Dina Powell, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, Saeb Erekat, el jefe de Inteligencia palestina, Mayid Faray, y el asesor del presidente palestino para asuntos económicos, Mohamed Mustafa.

La delegación estadounidense está realizando una gira por Oriente Medio para tratar de "desbloquear" el estancado proceso de paz entre israelíes y palestinos.

El plan de paz del presidente de EE.UU., Donald Trump, está lleno de controversias. Su yerno judío, por ejemplo, es conocido por su tendencia proisraelí y no particularmente por su imparcialidad en el conflicto palestino-israelí.

Un audio de una conversación de Kushner con los becarios de la Casa Blanca, reveló a principios de este mes que el conflicto palestino-israelí “podría ser irresoluble”.

Israelíes y palestinos retomaron las negociaciones de paz, tras una interrupción de tres años, en julio de 2013, con la mediación de EE.UU. y el entonces secretario de Estado, John Kerry, pero no hubo acuerdo por el obstruccionismo de la parte israelí, ya que no estaba dispuesta a dejar de levantar asentamientos ilegales en los territorios palestinos.

A pesar de que Trump había mostrado su intención de ser el presidente que consiga la paz entre Israel y Palestina, su postura proisraelí ha dado luz verde al gabinete israelí a acelerar la edificación de colonias ilegales en las tierras palestinas, bloqueando así cualquier posibilidad de paz.

fdd/ktg/tas

Comentarios