• La precandidata demócrata Hillary Clinton.
Publicada: lunes, 9 de mayo de 2016 23:37
Actualizada: martes, 10 de mayo de 2016 3:58

La nominación de Hillary Clinton como la candidata del Partido Demócrata en las próximas elecciones de EE.UU. provocará la ira de muchos de sus correligionarios y la consecuente formación de un nuevo partido político.

En un artículo publicado este lunes en el rotativo estadounidense The Huffington Post, el analista H.A. Goodman asegura que la elección de Clinton como la representante del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de 2016, dejaría frustrados a una gran parte de los votantes demócratas que apoyan seriamente a su rival Bernie Sanders.

El autor recuerda que ya es imposible que Clinton se asegure la cifra de los delegados necesarios para garantizar su nominación mediante el voto popular por lo que necesitará del apoyo de superdelegados (delegados que pueden votar por quien quieran) y, como resultado, habrá una gran división en el Partido Demócrata que devendría en la formación de un nuevo partido.

El sistema de superdelegados del Partido Democrático ha sido objeto de ataques y críticas de los partidarios del precandidato demócrata Bernie Sanders quienes tachan ese sistema de poco democrático.

Goodman exige a los superdelegados priorizar los intereses de sus votantes y considerar los chances de cada precandidato para vencer al representante republicano, Donald Trump, quien desde el inicio de su campaña ha generado polémica por sus declaraciones racistas y planes de gobernación ridículos.

Al mismo tiempo resalta que, según encuestas, Clinton podría perder frente al candidato republicano y ha señalado que tanto la precandidata demócrata como Trump figuran entre los personajes políticos estadounidenses más odiados y ha advertido que elegir a cualquiera de ellos provocaría una gran frustración entre los votantes, lo que les empujaría a formar un nuevo partido que respresente sus intereses.

La presente campaña electoral se considera una de las más impredecibles en la historia de Estados Unidos, ya que en un principio muchos dudaban de que ni Trump ni Sanders pudiesen llegar tan lejos mientras están cerca de ser los representantes de sus partidos. 

hgn/ncl/hnb

Comentarios