• Rand Paul en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Maryland. 27 de febrero de 2015
  • La exsecretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton
Publicada: sábado, 28 de febrero de 2015 8:20

La exsecretaria de Estado y probable candidata a la Presidencia estadounidense en 2016, Hillary Clinton, debe retirarse de manera definitiva por contribuir al caos y la radicalización en Libia, reclamó el viernes el senador republicano Randal ‘Rand’ Paul.

“Estoy convencido de que la abdicación de Hillary Clinton de sus responsabilidades, su negativa a proporcionar una defensa adecuada a Bengasi y su negligencia en el cumplimiento del deber deberían excluirla para siempre de los altos cargos”, dijo Paul, antes de recalcar que “es hora de que Hillary Clinton se retire de modo permanente”.

El senador de Kentucky (en el centro sudeste de EE.UU.) hizo sus reproches a Clinton en la anual Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), celebrada en el estado nororiental de Maryland.

Paul se refirió en dos ocasiones a la intervención militar occidental en Libia para derrocar el régimen de Muamar Gadafi como “la guerra de Hillary”, y proclamó que esa ofensiva militar ha restado seguridad a Estados Unidos y ha dejado a Libia en una situación de inestabilidad.

Clinton fue secretaria de Estado entre 2009 y 2013, y el auge del terrorismo en Libia le está siendo achacado por republicanos y demócratas, por su responsabilidad en el lanzamiento de una operación militar multinacional en Libia entre marzo y octubre de 2011, que transformó una revuelta popular contra Gadafi en un proceso de destrucción de las instituciones libias.

Entre la clase política estadounidense se le echa en cara a Clinton el atentado del 11 de septiembre de 2012 contra el Consulado de Washington en Bengasi, que acabó con la vida de cuatro ciudadanos del país norteamericano, incluido el embajador Christopher Stevens.

“Hillary estaba cantando victoria en Libia mientras el embajador Stevens le suplicaba mayor seguridad”, reprochó Paul. “Y cuando yo le pregunté a la secretaria Clinton si había leído el telegrama de petición de socorro del embajador Stevens, me respondió que no con sequedad, como si tuviera cosas más importantes que hacer”.

Documentos publicados a principios de febrero revelaron que Clinton y sus máximos colaboradores sabían que el Consulado estadounidense en Bengasi estaba siendo atacado ya desde los primeros momentos de la ofensiva terrorista.

Informes publicados por el diario The Washington Times revelan que la Inteligencia estadounidense no creía en el pretexto esgrimido por Clinton para atacar Libia, según el cual Washington buscaba impedir un genocidio.

El viernes, observadores del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) publicaron un informe sobre la incapacidad del Estado libio para detener el expolio de su petróleo o el tráfico de armas por su territorio, inmerso como está el país en luchas entre facciones por la legitimidad política y atentados terroristas.

mla/anz/mrk

Comentarios