• El jefe del Pentágono, Ashton Carter.
Publicada: martes, 8 de marzo de 2016 2:07
Actualizada: martes, 8 de marzo de 2016 12:08

El próximo presupuesto del Departamento de Defensa de EE.UU., el de 2017, se centrará en blindar las capacidades para disuadir o vencer a sus mayores adversarios: Rusia y China.

Una de las áreas en la que se puede enfocar este presupuesto es el tema del conflicto entre las grandes potencias que, comparado con otros asuntos, hasta la fecha no hemos trabajado tanto”, ha afirmado este lunes el secretario adjunto para la Defensa de EE.UU. Robert Scher.

El pasado febrero, el Departamento de Defensa estadounidense dio a conocer un presupuesto que busca mantener el equilibrio entre la dotación de recursos para los actuales conflictos y la preparación para sortear futuras amenazas.

Una de las áreas en la que se puede enfocar este presupuesto es el tema del conflicto entre las grandes potencias que, comparado con otros asuntos, hasta la fecha no hemos trabajado tanto”, dice el secretario adjunto para la Defensa de EE. UU. Robert Scher.

“Lo importante es que si no planificamos y no pensamos sobre este [equilibrio] desde ahora, no seremos capaz de prevalecer en un próximo conflicto frente a una potencia”, ha explicado Scher quien ha subrayado que el secretario de Defensa, Ashton Carter, “claramente quería centrarse en eso”.

Desde hace más de una década, el presupuesto de defensa de Estados Unidos se ha centrado principalmente en su presencia militar en Afganistán y en Irak, intervenciones que, según atestiguan indicios locales, no han favorecido a la paz y la seguridad en estos países.

Por otra parte, la reciente política militar que ha seguido Washington, ha llevado a numerosos funcionarios castrenses del país a advertir de que la ventaja tecnológica de Estados Unidos sobre sus principales adversarios, China y Rusia, se ha reducido, por tanto, cerrar esa brecha ha resurgido como una prioridad.

En un primer momento, el comandante de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. en Europa, el general Frank Gorenc, opinó que los nuevos progresos de Rusia en la tecnología de radares y misiles obligan a que EE.UU. vuelva a retomar su proceder de la Guerra Fría (1947-1991).

Para Scher, considerando la “amenaza de Rusia”, el apoyo a los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa se encuentra entre los más “notables y grandes cambios” a los que se someterá el presupuesto de defensa para 2017.

La solicitud de 3,4 mil millones de dólares para financiar la iniciativa europea para la seguridad (ERI, en inglés) “generó un balance en el cambio de la seguridad europea”, ha evaluado en alusión a las crecientes “preocupaciones” de los aliados de la OTAN sobre Rusia.

El nuevo presupuesto militar del presidente estadounidense, Barack Obama, muestra que Estados Unidos podría involucrarse en una guerra con Rusia o China, según un artículo publicado a principios del febrero pasado.

mpv/ncl/hnb

Comentarios