• El embajador norcoreano ante la ONU, Kim Song ofrece un discurso, 30 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 30 de septiembre de 2019 19:13

Corea del Norte ha denunciado ante la ONU que las actuales tensiones en la península coreana se deben a las “provocaciones militares y políticas de EE.UU.”.

“La situación de la península de Corea no ha salido del círculo vicioso de creciente tensión, lo que es atribuible por completo a las provocaciones políticas y militares perpetradas por EE.UU.”, ha indicado este lunes el embajador norcoreano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kim Song.

Durante su discurso en el 74.º período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU), el enviado norcoreano ha destacado que su país es víctima de “crecientes actos hostiles” y que, ante esa situación, reitera su proyecto de socialismo y autosuficiencia.

En este sentido, Song se ha referido a EE.UU., describiéndolo como un país que “impone sanciones a otros e intenta cambiar sus regímenes políticos”, denunciando que estas medidas socavan la soberanía de otros Estados del mundo.

LEER MÁS: Pyongyang insta a EEUU a dejar su política hostil y arrogante

El aludido funcionario, además, ha deplorado el estado de las relaciones entre Washington y Pyongyang, al transcurrir un año de la cumbre de Singapur entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump.

La situación de la península de Corea no ha salido del círculo vicioso de creciente tensión, lo que es atribuible por completo a las provocaciones políticas y militares perpetradas por EE.UU.”, ha indicado el embajador norcoreano ante la Organización de Naciones Unidas, Kim Song.

 

Kim ha defendido también la “paciencia” mostrada por Corea del Norte y ha instado a Washington a una decisión “valiente” para resolver la tensión en la península coreana. “Depende de EE.UU. si las negociaciones serán una oportunidad o una ocasión que acelerará la crisis”, ha advertido.

Asimismo, ha acusado a las autoridades de Corea del Sur de fingir amistad ante la atención del mundo, para después instalar armas ultramodernas y llevar a cabo ejercicios militares, junto a EE.UU., cuyo blanco es Corea del Norte.

LEER MÁS: Pyongyang tilda de ‘actos estúpidos’ maniobras Corea del Sur-EEUU

Washington logró convencer a Pyongyang a sentarse a la mesa de diálogos en dos ocasiones: la primera cumbre, histórica en su tipo, se celebró en junio del 2018 entre los líderes de los dos países en Singapur, donde acordaron una completa desnuclearización de la península, a cambio del cese de las maniobras Corea del Sur-EE.UU.

No obstante, los diálogos de desnuclearización se estancaron tras la segunda cumbre, que se efectuó en febrero en Vietnam y terminó sin resultados. En la cita, Pyongyang solicitó el levantamiento de las sanciones de EE.UU., a cambio del desmantelamiento de la planta nuclear de Yongbyon, sin embargo, Washington rechazó la propuesta norcoreana.

Pyongyang acusa a las autoridades estadounidenses de intensificar sus actos hostiles en la región, pese a los últimos encuentros entre Kim y Trump para desnuclearizar la península coreana.

myd/ctl/tmv/mjs

Comentarios