• Las fuerzas estadounidenses y surcoreanas, durante un ejercicio militar conjunto en Yeoncheon, al sur de la frontera intercoreana.
Publicada: martes, 12 de enero de 2016 15:57

EE.UU. y Corea del Sur efectuarán ejercicios militares conjuntos en marzo, con miras a detectar y destruir el programa nuclear de Pyongyang en situaciones de emergencia, según una fuente surcoreana.

El 7 de enero, el Ministerio surcoreano de Defensa presentó el plan, llamado “Operaciones antimisiles 4D”, que será implementado durante los ejercicios militares anuales entre EE.UU. y Corea del Sur, a la comisión parlamentaria de Defensa del país asiático, ha anunciado este martes la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Las maniobras, con la aplicación de las 4D, que representan “detección, interceptación, destrucción y defensa”, se realizarán a fin de destruir los misiles nucleares y balísticos de Corea del Norte en casos de emergencia, ha indicado un informe del Ministerio surcoreano de Defensa.

Las maniobras, con la aplicación de las 4D, que representan “detección, interceptación, destrucción y defensa”, se realizarán a fin de destruir los misiles nucleares y balísticos de Corea del Norte en casos de emergencia, ha indicado un informe de la Cartera surcoreana.

Las Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos (CFC, en inglés) intentan implementar las 4D por primera vez durante las maniobras conjuntas denominadas Foal Eagle y Key Resolve, que comenzarán a principios del próximo mes de marzo, ha señalado Yonhap.

La entrega del plan de las operaciones antimisiles 4D fue realizada un día después de que Pyongyang anunciara la prueba de una bomba de hidrógeno, que según el país norcoreano, forma parte de las medidas de autodefensa para proteger la independencia del país y la supervivencia del pueblo ante el acoso de las fuerzas hostiles lideradas por Washington. Esta medida, sin embargo, suscitó fuertes protestas entre varios países, incluido EE.UU.

A pesar de la preocupación de Washington y Seúl por una eventual ofensiva de Pyongyang en su contra, el Gobierno norcoreano asegura que sus actividades nucleares persiguen fines pacíficos y sus ensayos son, de hecho, una respuesta a las maniobras militares conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur.

Pyongyang ha criticado en repetidas ocasiones las maniobras conjuntas de su vecino sureño con EE.UU. y tacha dichas prácticas de "aventurismo" y una muestra de la política hostil de Washington contra el pueblo norcoreano.

So pretexto de hacer frente a la supuesta amenaza nuclear norcoreana, Estados Unidos mantiene permanentemente desplegados en Corea del Sur cerca de 30.000 militares y, según revelan nuevos informes, Washington está dispuesto a enviar el portaaviones nuclear Ronald Reagan cerca de las costas de la península coreana.

fdd/anz/hnb

Comentarios