• Colombia y FARC logran un acuerdo sobre desminado
Publicada: sábado, 7 de marzo de 2015 22:29
Actualizada: martes, 4 de octubre de 2016 8:26

El Gobierno de Bogotá y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), han anunciado este sábado alcanzar un acuerdo para comenzar la limpieza de minas enterradas en las regiones rurales afectadas por el conflicto armado.

“El Gobierno y las FARC hemos acordado solicitar a la organización Ayuda Popular Noruega liderar y coordinar la implementación de un proyecto de limpieza y descontaminación de minas antipersonas, municiones sin explotar y restos explosivos de guerra”, anuncian los negociadores de ambas partes al cerrar su trigésimo tercer ciclo de diálogos de paz en La Habana, capital cubana.

El acuerdo ha sido dado a conocer en un comunicado leído por el diplomático cubano Rodolfo Benítez en una conferencia de prensa en la que participaron los jefes negociadores del Gobierno de Bogotá, Humberto de la Calle y el de la guerrilla Iván Márquez, así como los representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega.

Colombia y las FARC han acordado solicitar a la organización Ayuda Popular Noruega liderar y coordinar la implementación de un proyecto de limpieza y descontaminación de minas antipersonas.

Según Benítez, las partes llegaron a este histórico acuerdo en el marco del desescalamiento para avanzar en la construcción de confianza y con el fin evitar las amenazas y mejorar las condiciones de seguridad para los habitantes de las zonas de alto riesgo.

Cabe señalar que en la misma jornada una comitiva de altos rangos militares ha sostenido un encuentro cara a cara con los guerrilleros con el objetivo de llegar a una tregua definitiva bilateral, una opción que el Ejecutivo colombiano rechazaba hace unos meses.

Asimismo, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, ha aseverado este sábado que será difícil conciliar el deseo de paz con el de justicia, en alusión a las víctimas del conflicto armado de más de cinco décadas.

“El nuestro es un proceso centrado en las víctimas donde buscamos a través de la aplicación de la justicia transicional garantizar sus derechos y al mismo tiempo alcanzar la paz, el máximo de justicia que nos permita la paz; no es fácil encontrar ese punto de equilibrio donde traza uno la línea entre la justicia y paz”, ha manifestado.

Desde que, en noviembre de 2012, comenzaron las negociaciones en Cuba para acabar con un conflicto de más de 50 años, el Gobierno y la guerrilla han alcanzado consensuar tres puntos, es decir, la reforma rural, la participación política y las drogas ilícitas, y tienen sobre la mesa el tema de las víctimas; y quedan pendientes los temas del desarme y el mecanismo de refrendación de un eventual acuerdo.

El conflicto armado colombiano, el más antiguo del continente, ha dejado unos 220 mil muertos y más de 5,5 millones de desplazados.

mjs/ktg/nal

Comentarios