• Fernando Azevedo e Silva, ministro de Defensa de Brasil, llega a la sede del Gobierno en Brasilia, 11 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 27 de marzo de 2019 1:15
Actualizada: miércoles, 27 de marzo de 2019 7:19

Brasil no considera intervenir militarmente en Venezuela y apuesta por una solución pacífica para la turbulencia política vivida en el país bolivariano.

“Eso no es una hipótesis que estamos considerando. Brasil espera una solución pacífica y rápida a la crisis en Venezuela”, dijo el martes el ministro brasileño de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, tras una reunión mantenida con su homólogo estadounidense, John Bolton, en Washington, capital norteamericana.

El máximo titular de Defensa brasileño rechazó tal hipótesis cuando se le preguntó si el uso de la fuerza militar podría ser apropiado.

Azevedo e Silva, sin embargo, aseguró que las Fuerzas Armadas de Brasil mantendrán su presencia en las fronteras con Venezuela en el marco de la llamada “Operación Acogida” para apoyar supuestamente a los desplazados venezolanos.

Eso no es una hipótesis que estamos considerando. Brasil espera una solución pacífica y rápida a la crisis en Venezuela”, dijo el ministro brasileño de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, en alusión al uso de la fuerza militar contra el país bolivariano.

 

El Gobierno de ultraderecha de Brasil, presidido por Jair Bolsonaro, fue uno de los primeros países en seguir el ejemplo de EE.UU., reconociendo al opositor Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) —declarada en desacato desde 2016— como “presidente encargado” de Venezuela. La medida dio paso al recrudecimiento de la turbulencia en el país bolivariano.

Bolsonaro ha anunciado su “apoyo total” a Guaidó y a sus esfuerzos por derrocar al presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro. El mandatario brasileño, no obstante, ha afirmado que no respalda una opción militar contra su vecino bolivariano.

Brasilia colaboró también con Washington en su conato fallido de ingresar por la fuerza la supuesta ayuda humanitaria a Venezuela. El Gobierno de Caracas tachó de “hipócrita” la ayuda estadounidense, pues Washington no trataba de ayudar sino de entregar armas a los sectores violentos de la ultraderecha y promover una intervención militar en Venezuela.

ftm/sjy/alg