• El que fuera presidente y candidato presidencial de Bolivia, Evo Morales, emite su voto durante las elecciones en Chapare, 20 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 12 de noviembre de 2019 15:09
Actualizada: martes, 12 de noviembre de 2019 19:00

Un estudio en EE.UU. desmiente la versión de OEA sobre irregularidades en comicios de Bolivia y culpa a EE.UU. y este ente de impulsar el golpe contra Morales.

En un informe presentado el lunes, que desmiente la versión de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) de EE.UU. reveló que el análisis estadístico de los resultados electorales y las hojas de recuento (o actas) de las elecciones bolivianas del 20 de octubre no muestran evidencias de “irregularidades” o “fraude” que pudieran haber afectado el resultado oficial que le dio al que hasta hace unos días era el presidente boliviano, Evo Morales, una victoria en primera ronda.

“Está claro que estas inusuales declaraciones —a pesar de que la OEA, hasta el día de hoy, no ha presentado ninguna evidencia que las apoyen— han tenido una influencia significativa en la cobertura de los medios y, por lo tanto, en la opinión pública”, criticó el reporte del CEPR, con sede en Washington D.C. (capital de EE.UU.).

LEER MÁS: México critica el “silencio” de la OEA ante golpe contra Morales

Contradiciendo la narrativa postelectoral apoyada, “sin evidencia alguna”, por la Misión de Observación Electoral de la OEA, el análisis estadístico revela que era predecible la victoria de Morales en primera ronda, basándose en los resultados del inicial 83,85 % de votos perteneciente al conteo rápido que mostró al ya exmandatario liderando al candidato opositor, Carlos Mesa, por menos de 10 puntos.

Está claro que estas inusuales declaraciones —a pesar de que la OEA, hasta el día de hoy, no ha presentado ninguna evidencia que las apoyen— han tenido una influencia significativa en la cobertura de los medios y, por lo tanto, en la opinión pública”, indicó el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) de EE.UU. criticando un informe del organismo regional que cuestionó las elecciones presidenciales en Bolivia.

Según el informe, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia cuenta con dos sistemas de conteo de votos: uno es legal y el otro está destinado para el conteo rápido, un sistema implementado siguiendo las sugerencias de transparencia electoral de la OEA. 

En este sentido, el organismo internacional criticó a la OEA por lanzar un proceso de monitoreo electoral no alejado de los intereses políticos, que provocó suspicacias y desconfianza en el recuento de los votos.

El estudio indicó que, con los alegatos que ha planteado sin presentar pruebas que los sustenten, la misión de la OEA ha “alimentado el actual conflicto político en Bolivia”. “Las acusaciones sin fundamento deben retirarse y deben tomarse medidas para asegurar la neutralidad de la observación electoral de la OEA en el futuro”, agregó.

El CEPR cuestionó la dependencia de la OEA de EE.UU., país que “suministra alrededor del 60 % del presupuesto” de este ente, y denunció su silencio sobre los pronunciamientos del presidente norteamericano, Donald Trump, y del senador Marco Rubio, quienes expresaron con total seguridad que se había producido un fraude electoral en Bolivia. El CEPR indicó que todo esto muestra que el Gobierno de EE.UU. tiene “una fuerte influencia en su agenda política para América Latina”, en alusión a la OEA.

LEER MÁS: “Listo para pelea”: Maduro acusa a EEUU de montar golpe contra Morales

Morales, el primer presidente indígena en la historia de Bolivia, renunció el domingo a su cargo para “preservar la paz”, tras un golpe de Estado dirigido por la oposición, que, en ningún momento, reconoció su reelección en los comicios del 20 de octubre e impulsó que se desatara la violencia en las calles.

No obstante, su renuncia fue anunciada después de que la OEA confirmara en su informe supuestas “irregularidades” en las elecciones presidenciales y pidiera la celebración de nuevos comicios.

LEER MÁS: EEUU celebra informe de OEA y respalda nuevos comicios en Bolivia

Tras el reporte de la OEA, Morales anunció la convocatoria de nuevas elecciones y la renovación de los miembros del TSE para garantizar la paz en el país; sin embargo, los principales opositores, es decir, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) y el líder cívico Luis Fernando Camacho, volvieron a pedir su dimisión.

tmv/anz/rba

Comentarios