• El ministro de la Presidencia del Gobierno boliviano, Juan Ramón Quintana, da una rueda de prensa en la sede gubernamental en La Paz, la capital.
Publicada: domingo, 27 de octubre de 2019 10:53

La idea del fraude electoral en Bolivia para evitar la reelección de Morales se tramó hace seis meses y con diversos actores, entre ellos medios de comunicación.

Así lo estimó el ministro de la Presidencia del Gobierno boliviano, Juan Ramón Quintana, quien aseguró el sábado que tiene la impresión de que, “la idea de fraude se ha construido de manera sistemática, paulatina, a través de algunos medios de comunicación, de redes sociales, probablemente seis meses antes”, recoge este domingo la agencia de noticias estatal ABI.

LEER MÁS: Bolivia niega fraude y pide a la OEA revisar actas de votación

El pasado domingo, se celebraron las elecciones presidenciales en Bolivia, en las que rivalizaban el actual mandatario, Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS), y el expresidente Carlos Mesa, de la alianza Comunidad Ciudadana (CC), entre otros.

Tras conocerse el primer resultado de la votación, que contabilizaba el 83,85 % de los sufragios a últimas horas del domingo, Mesa salió a anunciar que había logrado llevar la disputa electoral al balotaje, no obstante, el conteo oficial dio posteriormente la victoria en primera ronda a Morales, con el 47,08 % de los votos, frente al 36,51 % de Mesa, con el 100 % de las papeletas escrutadas, y que definen una diferencia del 10,57 entre ambos.

LEER MÁS: Tribunal Supremo Electoral de Bolivia da por reelecto a Evo Morales

La idea de fraude se ha construido de manera sistemática, paulatina, a través de algunos medios de comunicación, de redes sociales, probablemente seis meses antes”, dice el ministro de la Presidencia del Gobierno boliviano, Juan Ramón Quintana, en alusión al supuesto fraude electoral denunciado por la oposición boliviana.

La ley electoral boliviana establece la victoria directa en primera vuelta del aspirante que logre más del 40 % de votos, y diez puntos de ventaja frente a su rival más próximo, lo que daría el triunfo a Morales sin necesidad de que se midiera en una segunda ronda, tal y como exigen la oposición y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Este resultado fue el detonante: los grupos opositores desconocieron de inmediato un cuarto mandato de Morales y desde ese momento se decantaron por forzar una segunda ronda y convocaron protestas, porque, a su juicio, se había producido un fraude electoral.

LEER MÁS: Altman: Oposición boliviana acusa a Morales para forzar balotaje

LEER MÁS: Morales a oposición: De celebrar balotaje, ganaría por más puntos

En este contexto, Quintana dejó claro que no cree que el silencio que mantuvo el Órgano Electoral durante varios días para confirmar los datos definitivos ofrecidos por “la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) haya abonado toda esta parafernalia de aparente fraude”.

 

Quintana aseveró también que la treta de fraude, alimentada desde diversos flancos como medios de comunicación, redes sociales, y “opinadores bien pagados por agencias externas”, se construyó con una anticipación meticulosa.

El funcionario boliviano sostuvo que Mesa convirtió el supuesto complot en su bandera para mantener “el descrédito del Órgano Electoral y justificar su estrepitosa derrota”.

 LEER MÁS: Morales alerta de golpe de Estado por oposición si gana elecciones

krd/ctl/msf

Comentarios