• El presidente boliviano, Evo Morales, se dirige a los medios, junto al presidente venezolano en Caracas, el 15 de abril de 2018.
Publicada: lunes, 23 de abril de 2018 16:33

El presidente de Bolivia, Evo Morales, se ha propuesto fortalecer las relaciones con Cuba, Rusia y China, con sucesivas visitas oficiales que ha comenzado este lunes en La Habana (capital cubana), según informó el domingo el canciller boliviano, Fernando Huanacuni.

De acuerdo con Huanacuni, Morales realiza este lunes “su primera visita protocolar al nuevo gobernante de Cuba, Miguel Díaz-Canel”, quien asumió el jueves la Presidencia de la isla en reemplazo de Raúl Castro. 

El canciller boliviano anunció que Morales y Díaz-Canel revisarán la amplia agenda de cooperación entre Bolivia y Cuba, que incluye asuntos políticos, económicos y sociales.

Al llegar cerca de la medianoche del domingo a La Habana, Morales aseguró a la prensa que las relaciones entre Bolivia y Cuba son “muy buenas, de mucha confianza, pero también de mucha esperanza” para ambos países tras la llegada al poder de Díaz-Canel.

 

Morales es el segundo mandatario que visita Cuba después de que su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, arribó el sábado a La Habana para ratificar “la alianza estratégica” entre las dos naciones tras el nombramiento del nuevo presidente cubano.

Además, el jefe de Estado boliviano realizará una visita oficial a Rusia para reunirse el 14 de junio con el presidente ruso, Vladimir Putin, con quien abordará diversos temas, como el comercial y el migratorio.

El jefe de la Diplomacia rusa manifestó que luego del encuentro con Putin, el mandatario boliviano se dirigirá a Pekín para sostener el 19 de junio una reunión bilateral con su homólogo chino, Xi Jinping, con el que también analizará varios temas que forman parte de una agenda de cooperación bilateral.

Huanacuni dijo que en Pekín, Morales buscará consolidar acuerdos para la apertura del mercado chino a productos agrícolas bolivianos, como quinua, carne vacuna, café y almendras.

Estas visitas se producen en medio de las deterioradas relaciones diplomáticas entre Bolivia y EE.UU., y los tensos nexos de Washington con Rusia, China, así como con Cuba.

Pese a que la elección de Díaz-Canel abre una nueva era para la isla que, por primera vez en más de cinco décadas, no será liderada por un Castro, EE.UU. ignora este cambio histórico y promete seguir sus presiones contra el nuevo presidente cubano.

tmv/ctl/alg/rba

Comentarios