• Los participantes en una conferencia sobre Oriente Medio en Varsovia, capital de Polonia, 13 de febrero de 2019.
Publicada: domingo, 20 de octubre de 2019 14:49
Actualizada: domingo, 20 de octubre de 2019 15:18

Una delegación israelí tiene programado asistir a la cumbre antiraní que tendrá lugar en los próximos días en Manama, capital de Baréin.

Así lo ha informado el canal 13 de la televisión israelí, que también ha indicado que está previsto que un funcionario del ministerio de exteriores del régimen de Tel Aviv represente a Israel en el denominado Grupo de Trabajo sobre Seguridad Marítima y Aérea, que se celebrará los días lunes y martes, 21 y 22 de octubre, en Manama, una cita auspiciada conjuntamente por Baréin, Estados Unidos y Polonia.

Conforme ha reportado el medio israelí, la cumbre se ha organizado “en el proceso pos-Varsovia”, en referencia a la conferencia que se celebró en la capital polaca los días 13 y 14 de febrero, centrada en Oriente Medio e Irán —convocada por el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo—, y que contó también con la participación de un representante israelí: el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

El “circo de Varsovia” —según lo califican las autoridades persas—, que constituía otro movimiento hostil contra Irán, no alcanzó a tomar ninguna decisión contra la República Islámica.

LEER MÁS: ‘Cumbre de Varsovia buscó sofocar causa palestina y aislar a Irán’

¿Dónde se posiciona Baréin en las tensiones regionales con Irán?

Baréin, como “socio fundamental” de EE.UU. —como lo define el Departamento estadounidense de Estado— ha secundado en multitud de ocasiones a su aliado extrarregional en su posicionamiento antiraní.

El 31 de julio, Baréin —el hogar del Comando Central de las Fuerzas Navales y la Quinta Flota de la Armada de EE.UU.— organizó una conferencia sobre la “seguridad marítima” en el Golfo Pérsico después de una serie de incidentes navales en las aguas estratégicas, de los que Washington culpó a Irán sin ofrecer ninguna evidencia verosímil.

Teherán, desmintiendo todos esos infundios, denunció el posicionamiento de la monarquía de los Al Jalifa y la instó a que deje de actuar como un “facilitador de complots enemigos” en la región.

LEER MÁS: Irán tacha de ‘provocativa’ cumbre de seguridad marítima en Baréin

Asimismo, como era de esperar, Manamá anunció en agosto su apoyo al proyecto llamado “coalición marítima” en el Golfo Pérsico de Washington, que busca unir fuerzas contra la nación iraní.

Israel y Baréin acercan posturas

Baréin, junto a otros países árabes, ha estado desde hace tiempo suavizando gradualmente su postura política hacia Israel, pese a la larga lista de crímenes que el régimen usurpador ha cometido y sigue cometiendo contra los palestinos desde su creación en 1948.

Los días 25 y 26 de junio se celebró en Manama un foro patrocinado por Estados Unidos para presentar las directrices económicas del llamado ‘acuerdo del siglo’, una fórmula —ejecutada por Jared Kushner, yerno y asesor del presidente norteamericano, Donald Trump— que, de acuerdo con la Casa Blanca, podría acabar con el conflicto palestino-israelí.

Al margen del foro, el canciller de Baréin, el sheij Jalid bin Ahmad Al Jalifa, aseguró que su país busca “la paz y mejores relaciones” con el régimen de Israel.

 

Por su parte, el primer ministro israelí ya ha manifestado en varias ocasiones su deseo de establecer relaciones diplomáticas con la dinastía gobernante de los Al Jalifa.

En el marco de lo que una vez describió el ministro israelí de economía, Eli Cohen, como las relaciones emergentes de Israel con los países árabes y musulmanes que no lo reconocen formalmente, el canciller de Israel, Israel Katz, se reunió con el de Baréin en julio, en Washington, para conversar brevemente sobre Irán.

Tanto los iraníes como los palestinos han advertido a los países árabes que Israel no es un socio de fiar, recordando que el régimen ocupador trata de avivar el sentimiento antimusulmán.

tqi/anz/mkh