• La joven israelí, Hallel Rabin, de 18 años, quien se niega de conciencia a prestar servicio militar para la fuerza del régimen de Ocupación en Palestina.
Publicada: viernes, 23 de octubre de 2020 18:21

Encarcelan a una joven israelí por negarse de conciencia a prestar servicio militar para la fuerza del régimen de Ocupación en Palestina.

El portal de la Red de Solidaridad del Rechazo publicó el jueves un informe con el título de “¡No somos sus soldados!”, en su página web donde uno puede leer el testimonio de Hallel Rabin, una joven de 18 años, que se niega a ser parte del ejército ocupante en los territorios de Palestina.

Por ese motivo, Rabin ha sido encarcelada dos veces y será encerrada por tercera vez con la finalidad de quebrantar su decisión de no ser soldado del régimen de Tel Aviv.

Este es su testimonio recogido por el sitio web en cuestión:

Hola, mi nombre es Hallel Rabin. Soy del ‘rechazo’, tengo 18 años, vivo en un kibutz israelí y mañana el ejército israelí me enviará a prisión. Justo antes de Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío, me negué a unirme al ejército y estuve en una prisión militar durante la festividad”, inicia así su historia.

Sigue relatando con que ya lleva 14 días encarcelada, porque no quiere convertirse en un soldado por la ocupación de Palestina. En este sentido, aclara que trató de pedir la exención por motivos de conciencia, pero los militares se negaron a concedérsela y en cambio la enviaron a prisión una y otra vez para “quebrantar su espíritu”.

Escrito esto, la joven agrega que en breve deberá sacrificarse por una tercera vez en el transcurso de un mes por no querer pertenecer a un cuerpo armado que, entre sus muchas labores esta, lo de realizar patrullaje en los territorios ocupados de Palestina con el fin de reprimir allá por donde haya una marcha pacífica contra las fuerzas de ocupación en el mejor de los casos, ya que es muy recurrente el asesinato de quienes participan en este tipo de movilizaciones.

Vivimos en un período de cambio y lucha. En todo el mundo, los jóvenes luchan por una democracia real y utilizan la desobediencia civil para combatir el racismo y la injusticia. Pero para los palestinos siguen prevaleciendo las injusticias del pasado”, apunta en su nota reivindicativa.

La joven objetora de conciencia anotó, a su vez, que “en los territorios ocupados por Israel, se niegan constantemente los derechos humanos y las libertades fundamentales, mientras que a los palestinos se les priva de la libertad de vivir libremente” en sus tierras ancestrales.

Seguidamente, precisa que sus progenitores le criaron “con los valores de la libertad, la compasión y el amor y luchar por mantener esclavizada a otra nación contradice estos valores”.

“Durante demasiado tiempo, el buen pueblo de Israel ha aceptado participar en las atrocidades cometidas por la ocupación. Si bien sé que mi negativa es pequeña y personal, deseo ser el cambio que quiero ver en el mundo y mostrar que es posible otra manera” de interactuar con el pueblo de Palestina, enfatizó Rabin.

Para finalizar, la joven israelí, subraya que las pequeñas acciones acometidas por la gente común implican grandes cambios en su entorno. “Es hora de gritar: no existe una buena represión, no existe el racismo justificable y no hay más espacio para la ocupación israelí”, recalca la adolecente hebrea.

krd/lvs/mrp/mkh