• Islampuntocom: Orar y rezar en los tiempos difíciles
martes, 18 de agosto de 2020 20:24

No cabe duda alguna de que la prueba que nos ha tocado vivir con la pandemia de la COVID-19 ha sido una de las experiencias sin precedentes para el ser humano en muchos aspectos.

Sin embargo, una de las cosas más extrañas que hemos tenido que experimentar con dicha enfermedad ha sido la incertidumbre que plantea sobre su destino y cómo van a terminar las cosas.

Si en las primeras semanas del brote del virus pensamos que nos desharíamos de él para el próximo mes o finalmente al inicio de la temporada estival, a día de hoy, tras lo anunciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a todos nos preocupa el hecho de que, como mínimo, hasta finales de 2021, no existirá ningún medicamento o vacuna que pueda ayudarnos a dejar atrás definitivamente de este peligro.

¿Cómo podemos soportar tantas dificultades? ¿Qué podemos hacer para ayudar a mantener nuestro espíritu en alto? ¿Qué camino debemos tomar para que la tristeza y el desgaste de estos días dolorosos no incidan en nuestras almas y no nos suman en una depresión?

Los musulmanes buscan respuestas a estas preguntas a través de su acercamiento a Dios, rezando y suplicándole, y orando ante Él.

Orar a Dios tiene muchos beneficios y efectos positivos para los creyentes. Según los líderes religiosos musulmanes, al orar y comunicarnos con Dios, podemos evitar que se nos presenten muchos problemas y dificultades.

Además, incluso después de que nos sobrevengan calamidades y sucesos amargos, la comunicación sincera con Dios y pedirle que nos conceda paciencia en momentos de angustia, aumentará la resistencia del ser humano y lo ayudará en su camino hacia el crecimiento espiritual.

Esta conexión puede lograrse mediante diversas prácticas, algunas de las cuales son: recitar algún devocionario y aleyas de El Corán, controlarse guardando silencio en momentos y circunstancias críticos, etc. No obstante, el resultado de todo ello es el fortalecimiento de la personalidad del ser humano frente a las dificultades y problemas.

Este tipo de relación con Dios ocupa un lugar muy elevado e importante, por lo que en el diccionario musulmán se la conoce como el "arma del creyente" para acabar con los problemas y dificultades.

fdd/rha

Comentarios