• Un tanque perteneciente a las fuerzas de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en el puerto de Al-Hudayda, en Yemen.
Publicada: martes, 13 de julio de 2021 14:47
Actualizada: martes, 13 de julio de 2021 18:27

Un diplomático iraní advierte de los intentos de EE.UU. por fragmentar Yemen en cuatro, prolongando la guerra y saqueando los recursos naturales de este país.

El embajador de la República Islámica de Irán en Yemen, Hasan Irlu, ha avisado en una entrevista concedida al think tank (laboratorio de ideas) persa Tabyin, publicada este martes, de las tramas estadounidenses destinadas a dividir Yemen en cuatro zonas autónomas después de haber fracasado en sus intentos por destruir el movimiento popular yemení Ansarolá tras seis años de agresión, liderada por Arabia Saudí.

Conforme al plan estadounidense, “el norte permanecerá en manos de Ansarolá, mientras que las zonas del sur, este, las costas occidentales y las islas” del país árabe pasarán al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, apoyado por Riad, los milicianos del llamado Consejo de Transición del Sur (STC, por sus siglas en inglés), dirigidos por los Emiratos Árabes Unidos (EAU), y el comandante mercenario Tareq Muhamad Abdulá Saleh, sobrino del expresidente asesinado Ali Abdulá Saleh, ha explicado.

De hecho, según ha detallado Irlu, todo el empobrecido país árabe, salvo una reducida zona en el norte, se convertirá en una colonia de EE.UU., el Reino Unido, Israel, Arabia Saudí y los EAU.

 

Dada la importancia geoestratégica de Yemen —que tiene el control estratégico del estrecho de Bab el-Mandeb— y sus recursos naturales —enormes reservas de gas y petróleo—, EE.UU. no quiere dejar escapar la oportunidad de tener una presencia en el país árabe, por lo que busca, de cualquier forma, prolongar esa guerra devastadora, ha agregado el embajador persa.

En esta misma línea, ha señalado, la estrategia de EE.UU. ante el conflicto de Yemen es impulsar un alto el fuego y no el fin definitivo de la guerra, con el objetivo de continuar la venta masiva de armas a la llamada coalición agresora y justificar la presencia de las tropas extranjeras en la geografía estratégica y excepcional de Yemen.

Irlu ha denunciado, además, el doble rasero de EE.UU. en la crisis de Yemen, donde ofrece una tregua mientras que, al mismo tiempo, sanciona a algunos responsables y compañías yemeníes. “Los estadounidenses no tienen ninguna iniciativa inteligente para zanjar la crisis de Yemen y sus propuestas de paz son, de hecho, una maniobra política y no una solución”, ha criticado.

Sin embargo, el embajador iraní ha confiado en que EE.UU. y sus aliados no podrán imponer su voluntad al pueblo yemení, y asegurado que el Ejército y los comités populares de Yemen saldrán victoriosos en esa guerra “cruel y desigual”.

Arabia Saudí y sus aliados regionales lanzaron la aniquiladora guerra contra Yemen en marzo de 2015, con el objetivo de restaurar en el poder a Mansur Hadi y aplastar a Ansarolá. La guerra ha devastado la mayor parte de las infraestructuras del país árabe, provocando la peor crisis humanitaria del siglo, según las Naciones Unidas.

ftm/anz/rba