• Lanzamiento de un misil balístico yemení contra objetivos en Arabia Saudí.
Publicada: viernes, 6 de septiembre de 2019 14:10
Actualizada: viernes, 6 de septiembre de 2019 18:34

El movimiento popular yemení Ansarolá ha vuelto a disparar este viernes un misil balístico contra el aeropuerto saudí de Najran, donde se cancelaron los vuelos.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Yemen, general Yahya Sari, ha explicado que “fue un impacto directo” contra un hangar de aviones no tripulados (drones) enemigos en el aeropuerto de Najran.

Según el alto mando, citado por la televisión por satélite yemení Al Masirah, en el ataque de represalia se aplicó un misil balístico de corto alcance Badr-1, de fabricación nacional.

La “precisa” ofensiva se llevó a cabo bajo estricto apego a las normas internacionales para no poner en riesgo la vida de los civiles, y que causó la interrupción del tráfico aéreo, ha asegurado Sari.

El ataque se produjo poco después de que medios yemeníes informaran de que el Ejército yemení, apoyado por los comités populares, ha lanzado un dron Qasef-2K contra un “importante blanco militar” en Jamis Mushait, ubicada en la región de Asir y cerca de la frontera común.

El ataque se produjo en respuesta a las atrocidades de la coalición belicista saudí, que en las últimas 12 horas ha realizado 69 bombardeos sobre distintas regiones yemeníes, agregaron los mismos medios.

 

LEER MÁS: General yemení lanza una advertencia a Riad desde el suelo saudí

LEER MÁS: Yemen informa del “mayor ataque con drones” en Arabia Saudí

En los últimos meses, el Ejército y el movimiento Ansarolá han intensificado sus ataques aéreos —utilizando drones y misiles— en el territorio saudí, donde han golpeado objetivos castrenses, estratégicos y económicos como bases aéreas y refinerías de petróleo.

El líder de Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, ha puesto en marcha una estrategia de “ojo por ojo” en respuesta a los miles de víctimas civiles que han ocasionado los aviones saudíes en los últimos cuatro años, en los que se han bombardeado escuelas, mercados hospitales e incluso bodas.

El ministro yemení de Salud, Taha al-Mutavakel, cifró en 140 000 el balance de víctimas civiles contabilizadas desde el inicio de la guerra contra Yemen en 2015. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha calculado que de seguir la guerra el número de víctimas mortales podría alcanzar la cifra de 500 000 para finales del año 2020.

mjs/lvs/hnb

Comentarios