• Yemeníes se reúnen en una zona atacada por la coalición saudí en Al-Dahyan, en la norteña provincia de Saada, 10 de agosto de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 8 de noviembre de 2018 1:40

EE.UU. lucha contra yemeníes y no es un mediador en el proceso de paz ante la agresión saudí, dice un destacado miembro del movimiento popular yemení Ansarolá.

El presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi, ha cuestionado este miércoles los esfuerzos de EE.UU. para hacer creer al mundo que desempeña un papel de mediación en la guerra de Yemen. “Lo peor es que un país que ha cometido crímenes se declara mediador, como lo hicieron los estadounidenses que lideran la agresión contra los yemeníes”, ha subrayado.

Los estadounidenses causan, a diario, que mueran yemeníes, enviando armas y liderando la coalición contra Yemen, por lo que son considerados una parte activa en la lucha contra los yemeníes y no un mediador, ha denunciado Al-Houthi.

Asimismo, ha asegurado que los países agresores —Estados Unidos, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y sus aliados— nunca podrán terminar la guerra en Yemen en su beneficio.

Lo peor es que un país que ha cometido crímenes se declara mediador, como lo hicieron los estadounidenses que lideran la agresión contra los yemeníes”, declara el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Muhamad Ali al-Houthi.

 

Sus declaraciones han tenido lugar después de que los secretarios de Estado y de Defensa de EE.UU., Mike Pompeo y James Mattis, respectivamente, se pronunciaran la semana pasada a favor de un alto el fuego entre los saudíes y los yemeníes para avanzar hacia el fin de la guerra contra Yemen.

Ante la propuesta norteamericana, el líder del movimiento Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, estimó que el llamado de Estados Unidos a implementar un alto el fuego revela su ‘hipocresía’, ya que este país está “detrás de la agresión” a Yemen. 

Para alcanzar la paz, ha indicado que los yemeníes abogan por el diálogo. Además, se ha expresado optimista acerca de que la coalición encabezada por Arabia Saudí se vea obligada a volver a la mesa de diálogo.

Sin embargo, ha dicho que sería contraproducente negociar con el expresidente prófugo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, y sus mercenarios, ya que “ellos no son quienes toman decisiones”.

De igual manera, ha apostillado que parece poco probable que las conversaciones con los Al Saud, que han cometido 5000 violaciones de los derechos humanos contra los yemeníes con el apoyo de EE.UU., el Reino Unido, Francia y otros 17 países, resulten constructivas.

Aun así Al-Houthi ha enfatizado que la nación yemení saluda el diálogo y resistirá hasta el final ante las agresiones de Riad y sus aliados, iniciadas en 2015, que, de acuerdo con varios estudios, ya han dejado más de 50 000 yemeníes muertos.

fdd/anz/ncl/rba