• Fuerzas de seguridad arrestan a un manifestante durante una protesta en Colombia. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 17 de junio de 2021 5:51

El canciller venezolano refuta la retórica de su par colombiana sobre la democracia en Venezuela mientras Colombia no vive una situación aceptable en ese sentido.

“¿La canciller colombiana le pide a la comunidad internacional que se preocupe y reaccione oportunamente por la propia Colombia? Porque en ese caso la comunidad internacional tiene 70 años de retraso. ¡Sería justicia!”, remarcó el miércoles el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, mediante un mensaje de Twitter.

El tuit de Arreaza responde a unas afirmaciones hechas la víspera por la vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, en las que consideró que para Bogotá es un “deber ético y moral” recibir a los migrantes venezolanos.

Ramírez también pidió a la comunidad internacional que reaccione cuando “haya democracias en peligro”, refiriéndose a Venezuela.

Colombia se ha desangrado durante varias décadas por el conflicto armado de guerrillas, la presencia de paramilitares y narcotráfico y, desde hace unos meses, vive un descontento social contra las políticas de corte neoliberal del presidente, Iván Duque.

Hasta el momento, las protestas se han saldado con 20 muertos, según la Fiscalía General de Colombia.

 

El Gobierno venezolano, presidido por Nicolás Maduro, critica la pasividad de los organismos internacionales, como las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos (OEA), ante la masacre del pueblo colombiano impulsada por Duque.

Entretanto, las autoridades colombianas, ignorando su propio fracaso en responder a las demandas populares, siguen afirmando que la fuente de las movilizaciones antigubernamentales se debe buscar en el país vecino, Venezuela.

No obstante, esta retórica la echó por tierra la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tras anunciar el lunes que “no tiene ninguna evidencia de alguna participación externa al país” que pudiera estar incidiendo en las masivas movilizaciones que se registran a diario en toda Colombia.

Por su parte, muchas organizaciones pro derechos humanos, como Amnistía Internacional (AI), han alertado del uso excesivo e innecesario de la fuerza por parte de las Fuerzas Armadas colombianas en el control de las manifestaciones.

tqi/ncl/hnb