• Se calcula que el comercio ilícito de especies en peligro reporta unos 23.000 millones de dólares.
Publicada: domingo, 11 de marzo de 2018 18:47

Activistas ecologistas y organizaciones de defensa de los animales han empezado a utilizar nuevos instrumentos para combatir el tráfico de algunas especies raras y en peligro en Indonesia, desde aplicaciones de móviles hasta códigos de barras basados en el ADN.

La tecnología es “probablemente uno de los recursos más importantes para ayudar a los buenos a atrapar a los malos”, declara Matthew Pritchett, de la ONG Freeland Foundation, que lucha contra el tráfico, informa este domingo el diario peruano El Comercio.

“Los delincuentes que están detrás del comercio ilegal de especies salvajes son organizaciones criminales muy sofisticadas y bien organizadas”, afirma Pritchett.

Frente a tales redes, los defensores de los animales han empezado a recurrir a tecnologías hasta ahora reservadas a la lucha contra los cárteles de la droga y el crimen organizado.

La Sociedad de Conservación de la Fauna y la Flora (WCS, por sus siglas en inglés) utiliza unos programas informáticos que permiten establecer las rutas de los traficantes y extraer datos de aparatos electrónicos de los sospechosos, explica Dwi Adhiasto, gestor del programa de WCS para Indonesia.

Los delincuentes que están detrás del comercio ilegal de especies salvajes son organizaciones criminales muy sofisticadas y bien organizadas”, afirma Matthew Pritchett, de la ONG Freeland Foundation.

 

Por su parte, el Centro Internacional de Auxilio para los Animales en Indonesia (IAR, por sus siglas en inglés) examina las pruebas con ayuda de códigos de barras basados en el ADN para identificar a las especies.

El IAR ha creado una base de datos para el loris perezoso, un primate muy codiciado por el veneno que produce para defenderse, extensamente empleado en la medicina tradicional china.

La fauna y la flora de los bosques tropicales del archipiélago del Sudeste Asiático, cuya biodiversidad es una de las más ricas del planeta, están amenazadas por el lucrativo tráfico de animales, como los orangutanes o los pangolines. Se calcula que el comercio ilícito de especies en peligro reporta unos 23.000 millones de dólares (18.000 millones de euros) a escala mundial.

lvs/anz/mkh/hnb

Commentarios