• Continúan operaciones de ayuda tras inundaciones en norte de Irán
Publicada: lunes, 25 de marzo de 2019 17:30
Actualizada: lunes, 8 de abril de 2019 9:26

Continúan las operaciones de búsqueda y socorro para rescatar a las posibles víctimas y ayudar a los damnificados tras las inundaciones en el norte de Irán.

Un comienzo del Año Nuevo duro (Noruz) para la población de las provincias de Mazandarán y Golestán, situadas en el norte y noreste de Irán. Las lluvias torrenciales caídas los días 19 y 20 de marzo causaron fuertes inundaciones en dichas áreas, donde la gente se preparaba para celebrar el Año Nuevo persa.

Más de 56 000 personas se han visto afectadas en al menos 70 aldeas, en Golestán, y en 200 pueblos, en Mazandarán. Varias personas han perdido la vida en la catástrofe causada por las lluvias.

Equipos de bomberos y de salvamento de la Sociedad de la Media Luna Roja están llevando a cabo operaciones de búsqueda y rescate para encontrar a posibles personas atrapadas en los edificios dañados.

Las precipitaciones desbordaron dos presas de Golestán, lo que provocó graves inundaciones en las aldeas y ciudades del este de dicha provincia.

El pueblo de Irán se ha volcado con la gente de la provincia de Golestán y la actuación de las autoridades y la ayuda humanitaria lanzan un rayo de esperanza a los días oscuros que atraviesan.

Las ciudades de Aqqala (al norte de Gorgán) y Gomishan, ambas evacuadas, se encuentran entre las más afectadas en la provincia de Golestán. Allí, el transporte solo es posible mediante lanchas y tractores, por lo que los servicios de rescate han enviado helicópteros para llevar alimentos y mantas a los damnificados que todavía permanecen allí.

La impotencia se apodera en muchas ocasiones de la gente que hace frente a esta situación. Pero a pesar de todo lo ocurrido, la esperanza es lo último que se pierde.

Ali Gudarzi, Aqqala (Golestán).

mhn/alg

Comentarios