• Soldados estadounidenses llevan a un compañero muerto en Siria.
Publicada: domingo, 26 de enero de 2020 16:51
Actualizada: domingo, 26 de enero de 2020 18:31

El Pentágono confirma la muerte de un soldado en el este de Siria, mientras aún carece de una estrategia clara sobre su misión en este país árabe.

El Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono) anunció el sábado que Antonio I. Moore, de 22 años, murió el viernes en “un accidente” de tráfico en la provincia siria de Deir Ezzor (este).

“Moore murió en un accidente (al volcar el coche en el que viajaba), mientras realizaba operaciones de limpieza de la ruta (por la que transitaba)”, se lee en un comunicado del Pentágono, en el que también se destaca la apertura de una investigación sobre los hechos que provocaron la muerte del joven, originario del estado de Carolina del Norte (sureste de EE.UU.).

A muchos de los militares estadounidenses desplegados en el este de Siria les acucia una gran incertidumbre en torno a su futuro en el país árabe, por lo que le preguntaron a Kenneth F. McKenzie, comandante del Mando Central de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos (CENTCOM): ¿Qué futuro les espera? y ¿cuáles son los objetivos en los que tienen que pensar?

Pese a que el propio McKenzie sabe a ciencia cierta que el futuro que les espera no es seguro, dijo que, al menos, en el momento actual, EE.UU. tiene como cometido luchar en Siria. “Pienso que vamos a quedarnos aquí un rato”, respondió.

“No nos vamos a quedar aquí 100 años (…) Francamente, no sé cuánto tiempo nos vamos a quedar aquí y las únicas instrucciones que tengo son continuar trabajando con nuestros socios”, afirmó McKenzie a los militares en el puesto de avanzada militar de Green Village, uno de los cinco que visitó la misma jornada del sábado.

 

El alto mando castrense explicó a los soldados la importancia de fortalecer la seguridad mientras aumentan las tensiones con Irán después de que EE.UU. asesinara, el 3 de enero, en Irak, al que fuera comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani.

El asesinato del general Soleimani, además de poner en entredicho el poderío de EE.UU. a nivel regional, podría jugar en contra de Washington y allanar el terreno para su expulsión de Irak, país rico en reservas petrolíferas y geográficamente importante.

Tal coyuntura ha complicado la presencia de EE.UU. en la zona y se ha sumado a las inseguridades de los efectivos norteamericanos sobre su misión en Siria. De hecho, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el 20 de octubre de 2019 el repliegue de las tropas de Siria, infundió esperanzas entre los uniformados ante la posibilidad de volver a casa, pero finalmente fueron enviados a Irak.

En este sentido, el representante republicano por Michigan, Justin Amash, un correligionario de Trump, ha destacado la contradicción que existe entre lo que dice y hace el mandatario: “Trump dice: envíen a los soldados de vuelta a casa. Los hechos: los envía a Irak”, afirmó.

ask/anz/mrg

Comentarios