• El presidente sirio, Bashar al-Asad, visita la base aérea de Hmeimim en la provincia de Latakia, 27 de junio de 2017.
Publicada: domingo, 3 de septiembre de 2017 21:26

Los funcionarios del ministerio de asuntos de guerra de Israel aseguran que el presidente sirio recuperaría la mayor parte del país a finales de 2018.

Hasta hace poco, la evaluación predominante en la estructura defensiva del régimen de Tel Aviv era que Siria no volvería a la situación política que existía antes del inicio de la crisis que estalló en marzo de 2011, pero la actual estimación habla del renovado poderío de las fuerzas sirias, según el periódico Israel Hayom.

Las autoridades israelíes de alto rango, citadas recientemente por el diario, creen que el cese de los apoyos de EE.UU. a los llamados ‘rebeldes’ sirios y la creciente influencia de Irán en Siria, allanaría el camino de la supervivencia del presidente sirio, Bashar al-Asad.

De acuerdo con los funcionarios del régimen israelí, el giro que marcó el comienzo de este cambio se produjo en 2014, cuando el expresidente de EE.UU. Barack Obama (2009-2016) alteró su enfoque de los esfuerzos para derrocar a Al-Asad a la formación de una (llamada) coalición anti-EIIL.

Los israelíes acusan sin fundamento a Irán de “tener una influencia negativa en Siria” en un momento en que los sirios alaban el papel constructivo de los asesores militares de la República Islámica en la lucha contra los terroristas.   

 

Los ataques aéreos de gran escala de la Fuerza Aérea de Rusia contra los grupos terroristas también contribuyeron a la supervivencia política del presidente sirio y, por eso, su control sobre el país está creciendo día a día, añaden los funcionarios israelíes.

Sin ninguna duda, según los expertos, los israelíes se sienten preocupados por el avance de las fuerzas sirias, apoyadas por asesores iraníes, combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) y la aviación rusa, en distintos campos de batalla. Tras hacerse con la ciudad de Alepo (noroeste) en 2016, el Ejército sirio está avanzando rápidamente en las tres provincias importantes de Hama (noroeste), Homs (centro) y Deir Al-Zur (este).

Ante tales avances relámpagos, el régimen usurpador hace todo lo posible para proteger a los takfiríes. Para impulsar su objetivo, Israel lleva a cabo ataques aéreos contra las posiciones de las fuerzas sirias, atiende en sus hospitales a los terroristas heridos y ayuda financieramente a los distintos grupos extremistas.

alg/rha/ask/hnb

Comentarios