• Dos bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress de la Fuerza Aérea estadounidense en pleno vuelo.
Publicada: sábado, 5 de septiembre de 2020 1:15

En un nuevo acto provocativo, dos bombarderos de Estados Unidos se han acercado este viernes a las costas de la península de Crimea, reincorporada a Rusia.

Los servicios de monitoreo de vuelos han rastreado dos bombarderos B-52 Stratofortress de la Fuerza Aérea estadounidense que ingresaban en la estratégica zona del mar de Azov, situada entre la península de Crimea y el sureste de Ucrania.

De acuerdo con estos informes, estas aeronaves, con matrículas JULIA51 y JULIA53, habían despegado del aeródromo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Polonia y han entrado en el espacio aéreo de Ucrania y se han aproximado a los límites de Crimea.

La nueva información sale a la luz en la misma jornada en que el Mando Europeo de Estados Unidos (USEUCOM, por su sigla en inglés) ha comunicado que seis de sus bombarderos B-52 han sobrevolado el espacio aéreo de Ucrania durante el entrenamiento de integración con unos aviones de combate ucranianos.

Tres bombarderos estratégicos Boeing B-52 Stratofortress del Ala de Bombarderos 5, provenientes de la Base de la Fuerza Aérea Minot, en Dakota del Norte (medio oeste), participaron el viernes de un entrenamiento de integración con aviones de combate ucranianos dentro del espacio aéreo de Ucrania; la misión estratégica realizada (la misma jornada) es parte del despliegue programado de seis B-52 a la base Fairford de la Real Fuerza Aérea británica, en Gloucestershire, en el sudoeste de Inglaterra”, reza el comunicado del USEUCOM.

Los servicios de monitoreo de vuelos detectan dos bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress de la Fuerza Aérea estadounidense acercándose a la península de Crimea, 4 de septiembre de 2020.

 

El documento que no se ha referido al acercamiento de sus aviones a la península de Crimea, afirma que este tipo de misión demuestra la capacidad de las fuerzas estadounidenses para ejecutar operaciones aéreas y “respaldar a sus aliados y socios a través de Europa”.

La pasada semana, dos cazas rusos, tipo Su-27, habían interceptado otro bombardero B-52 estadounidense, que se aproximaba a las fronteras de Rusia mientras sobrevolaba las aguas neutrales del mar Negro.

Últimamente, se han registrado varios vuelos de espionaje de algunos países occidentales, encabezados por EE.UU., cerca de las fronteras de Rusia, sobre todo a medida que Washington y sus aliados de la OTAN han incrementado su presencia militar en el este de Europa, cerca de las fronteras rusas.

Rusia considera las actividades de Estados Unidos y sus aliados occidentales junto a sus fronteras una amenaza directa a su seguridad nacional. Por esta razón, ha establecido recientemente estaciones de radares capaces de detectar objetivos de ataque a una distancia de 3000 kilómetros y de interceptar cazas sigilosos, entre otras medidas.

myd/rha/rba